La trombosis de la vena porta causa

La trombosis es una enfermedad peligrosa que afecta los vasos arteriales y venosos. Se acompaña de un estrechamiento de la cavidad vascular debido a su bloqueo por un coágulo de sangre. La trombosis de la vena porta es una violación peligrosa del funcionamiento del hígado y los órganos adyacentes. Muy a menudo, el bloqueo de este vaso no es una enfermedad independiente, sino una complicación de los procesos patológicos que ocurren en el cuerpo. La trombosis puede provocar incluso factores menores. En un estado descuidado, puede provocar hemorragias internas y la muerte.

En el artículo diremos:

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Trombosis de la vena porta

La trombosis de la vena porta es una enfermedad caracterizada por una obstrucción de la luz vascular por un trombo, hasta la oclusión completa. En el 5% de los casos, la enfermedad se desarrolla contra la cirrosis, en el 30%, como resultado del carcinoma hepatocelular.

Los trastornos circulatorios se observan no solo en la región abdominal, sino en todo el cuerpo. Como resultado de esto, el tracto digestivo se interrumpe, lo que se acompaña de una serie de síntomas desagradables.

Según la CIE-10, la trombosis de la vena porta tiene el código I81, según el cual también se le llama "trombosis de la vena porta".

Causas de la enfermedad.

Las causas de la trombosis de la vena porta del hígado son diferentes. En los recién nacidos, la enfermedad ocurre como resultado de una infección a través del cordón umbilical. En la edad adulta, puede desarrollarse un proceso patológico después de una apendicitis aguda.

Las causas de la enfermedad en adultos son las siguientes:

  • daño bacteriano en una vena o el desarrollo de pileflebitis purulenta;
  • la presencia de formaciones quísticas en la vena;
  • cirrosis
  • el período de tener un hijo;
  • disposición hereditaria a patologías vasculares;
  • aumento de la coagulación de la sangre;
  • insuficiencia cardíaca crónica;
  • tumores malignos o benignos en la vena afectada y los órganos cercanos;
  • Periodo postoperatorio.

Principales síntomas

Para realizar un diagnóstico oportuno, debe familiarizarse con el cuadro clínico de la trombosis de la vena porta. Los síntomas en cada etapa de la enfermedad varían. Dependen de enfermedades concomitantes y la ubicación del trombo.

Los signos más comunes de flujo sanguíneo deteriorado incluyen:

  • la presencia de líquido libre en la cavidad abdominal;
  • la presencia de sangre en las heces;
  • dolor pronunciado en el peritoneo;
  • flatulencia
  • sangrado del esófago al estómago;
  • falta completa de heces;
  • vómitos oscuros

En presencia de trombosis, el paciente puede notar la desaparición del hambre fisiológica. Al mismo tiempo, desaparece la necesidad de ir al baño, se observa estreñimiento.

El síntoma más significativo es una hemorragia extensa en el esófago debido a venas dilatadas.

Si la enfermedad se desarrolla en forma aguda, las heces se vuelven líquidas. Las sensaciones de dolor se concentran en la región epigástrica y se transmiten periódicamente al hipocondrio derecho.

Clasificación y formularios

Los síntomas y manifestaciones de la enfermedad dependen en gran medida de su variedad. Según la gravedad del proceso patológico, se distingue una forma grave, media y leve de tromboflebitis.

Se diferencian en las siguientes características:

  1. Con un curso leve de la enfermedad, el trombo se superpone a la cavidad de la vena solo la mitad. Se encuentra en el área de transición de la vena porta al esplénico.
  2. La forma promedio de la enfermedad se caracteriza por afectar el trombo de la región de los vasos mesentéricos.
  3. Con un curso severo de trombosis, todas las venas ubicadas en la cavidad abdominal se ven afectadas. El flujo sanguíneo se ralentiza significativamente, lo que afecta el funcionamiento del sistema digestivo.

Las formas crónicas y agudas de la enfermedad también se distinguen. En el primer caso, el curso de la enfermedad es largo, acompañado de otros procesos patológicos. En la trombosis aguda, se observa un rápido aumento en la intensidad de los síntomas. En este caso, existe el riesgo de muerte.

Medidas de diagnostico

Un coágulo de sangre en la vena porta del hígado se diagnostica mediante métodos estándar. El paciente es examinado e interrogado primero.

Después de recolectar una anamnesis, se prescriben los siguientes procedimientos:

  1. La dopplerografía, que es una adición al ultrasonido, ayuda a detectar una violación del flujo sanguíneo en la cavidad abdominal.
  2. Se necesitan pruebas hepáticas para evaluar la condición del hígado y diagnosticar enfermedades de órganos primarios.
  3. La donación de sangre para la coagulación da una idea de la probabilidad de un coágulo de sangre.
  4. La flebografía de contraste ayuda a identificar la ubicación exacta del coágulo de sangre formado.

Tratamiento de trombosis de la vena porta

No se recomienda ignorar los síntomas de la trombosis de la vena porta. El tratamiento se selecciona individualmente, teniendo en cuenta la gravedad de la enfermedad. El uso de terapia farmacológica es aconsejable en la forma crónica de trombosis.

Con el desarrollo de sangrado, el paciente es ingresado en un hospital. Se inserta una sonda en la cavidad abdominal para detener el sangrado. También se toman medicamentos para detener la sangre.

Los objetivos de la terapia conservadora son los siguientes:

  • signos disminuidos de hipertensión portal;
  • prevención de la coagulación sanguínea excesiva;
  • adelgazamiento de la sangre

Método de la droga

La terapia farmacológica para la trombosis vascular requiere un enfoque integrado. La dosis de medicamentos es seleccionada por el médico tratante individualmente. La duración promedio de la medicación es de 1 mes. Después del final del curso de tratamiento, las pruebas se repiten.

Nanovein  Masaje en seco con cepillo para celulitis con varices

Se utilizan los siguientes grupos de medicamentos:

  • anticoagulantes indirectos (neodicumarina y sincumar);
  • fármacos trombolíticos (estreptoquinasa y fibrinolisina);
  • antimicrobianos (Tienam, Meronem);
  • anticoagulantes de acción directa (fraxiparina, heparina).

La solución salina o Reopoliglukin se administra por vía intravenosa a una dosis de 400 o 200 ml. Los anticoagulantes de acción directa se usan con urgencia en la primera hora después del inicio de los síntomas de la enfermedad.

Se administran por vía intravenosa a una concentración de 40 unidades durante 000 horas. Los fármacos trombolíticos se administran con un gotero a una dosis de 4 unidades.

Dependiendo de la naturaleza del curso de la enfermedad, se selecciona una técnica de tratamiento. El tratamiento quirúrgico se lleva a cabo con una eficacia insuficiente de los medicamentos en los primeros 3 días de hospitalización.

Se utilizan los siguientes tipos de intervención:

  1. Terapia de inyección esclerosante. El procedimiento implica la introducción de una solución de encolado en la vena, que permite estrechar las áreas agrandadas. La operación se lleva a cabo junto con la esofagoscopia.
  2. Anastomosis esplenorenal. Este tipo de intervención se practica si se mantiene la permeabilidad de la vena esplénica.
  3. La imposición de la anastomosis mesentérica-caval. Se lleva a cabo si es necesario para eliminar la hipertensión portal.
  4. Las prótesis se realizan si la vena esplénica está bloqueada. La prótesis se encuentra en el área entre la vena cava mesentérica superior e inferior.

Con sangrado prolongado, recurren a la cirugía según el método de Tanner. El área del estómago se cruza en la sección cardíaca. Después de eso, sus paredes se unen. Si se desarrolla pileflebitis, sus complicaciones se evitan mediante la instalación de drenaje.

El tipo de operación depende de la naturaleza de la patología y la decisión del médico.

Complicaciones y pronóstico

El tromboembolismo con cirrosis hepática y otras enfermedades de los órganos internos conduce a diversas complicaciones. Si no comienza el tratamiento a tiempo, aumenta el riesgo de coma, el desarrollo de peritonitis purulenta, infarto intestinal, síndrome hepatorrenal y hemorragia extensa.

La terapia oportuna evita que el coágulo se mueva a través de la vena porta. Siguiendo todas las recomendaciones de los médicos, el paciente se pone de pie completamente después de 3-5 semanas. Los pequeños coágulos de sangre responden bien a la terapia farmacológica. Cuanto antes se inicie el tratamiento, más favorable será el resultado.

La gimnasia cardiovascular, el yoga y la terapia con ejercicios tienen un efecto positivo en el funcionamiento del sistema vascular.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

Para prevenir el desarrollo de trombosis de la vena porta, es necesario llevar un estilo de vida saludable y ser observado por un flebólogo. En personas con dependencia del alcohol, la probabilidad de desarrollar patología es mucho mayor.

El alcohol etílico tiene un efecto destructivo en el hígado. La violación de su trabajo provoca el desarrollo de trombosis.

Las siguientes medidas contribuyen a mejorar la circulación sanguínea y la composición de la sangre:

  • caminatas regulares y actividad física moderada;
  • acceso oportuno a un médico si se detectan patologías de los órganos internos;
  • el uso del volumen requerido de fluido;
  • ingesta de complejos vitamínicos para prevenir una deficiencia de nutrientes;
  • cumplimiento de los principios de buena nutrición.

Debe recordarse que incluso el cumplimiento de todas las medidas preventivas no asegura el 100% de la aparición de la enfermedad. En algunos casos, la trombosis se desarrolla bajo la influencia de factores independientes de una persona. En tal situación, la efectividad del tratamiento depende de la velocidad del diagnóstico.

La trombosis es una enfermedad grave que requiere un tratamiento oportuno. Si consulta a un médico a tiempo, puede evitar consecuencias peligrosas. Se requiere que el paciente implemente claramente las recomendaciones prescritas y mantenga un estilo de vida saludable.

Trombosis de la vena porta: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento.

La trombosis de la vena porta conduce a hipertensión portal y posteriormente a sangrado gastrointestinal. El diagnóstico se basa en la ecografía. El tratamiento está dirigido principalmente a controlar y prevenir el sangrado gastrointestinal (generalmente endoscopia u octreótido intravenoso), a veces cirugía de derivación vascular o bloqueadores beta; En la trombosis aguda, la trombolisis es posible.

¿Qué causa la trombosis de la vena porta?

La trombosis de la vena porta en los recién nacidos generalmente se asocia con una infección del muñón umbilical, que se propaga a través de la vena del cordón umbilical hasta la vena porta. En niños mayores, la fuente puede ser una apendicitis aguda, en la cual la infección ingresa al sistema portal, causando inflamación de la vena porta (piloflebitis), lo que puede conducir a trombosis. Las anomalías congénitas de la vena porta que causan su trombosis generalmente se combinan con otros defectos congénitos. En adultos, las causas principales son cirugía (p. Ej., Esplenectomía), síndrome hipercoagulable (p. Ej., Trastornos mieloproliferativos, deficiencia de proteína C o S), un tumor maligno (p. Ej., Carcinoma hepatocelular o cáncer de páncreas), cirrosis y embarazo. La causa permanece indeterminada en aproximadamente el 50% de los casos.

Síntomas de trombosis de la vena porta

Los síntomas de la trombosis de la vena porta rara vez se desarrollan de forma aguda, con la excepción de la trombosis concurrente de las venas mesentéricas, que causa un dolor intenso en el síndrome abdominal. La mayoría de los síntomas y signos reflejan hipertensión portal secundaria crónica e incluyen esplenomegalia (especialmente en niños) y hemorragia gastrointestinal. La ascitis solo debido a la hipertensión portal es rara y, como regla, indica disfunción hepatocelular de otra etiología.

Diagnóstico de trombosis de la vena porta

Se puede sospechar trombosis de la vena porta en pacientes con hipertensión portal en ausencia de cirrosis hepática y en pacientes con insuficiencia hepática mínima o cambios en la actividad enzimática en presencia de factores de riesgo como infección neonatal del cordón umbilical, apendicitis en la infancia o condiciones hipercoagulables. El diagnóstico se verifica mediante ecografía Doppler, lo que demuestra una disminución o ausencia de flujo sanguíneo a través de la vena porta y, a veces, trombosis. Si el diagnóstico es difícil, se usa una resonancia magnética o tomografía computarizada con mejora de contraste. Al planificar la cirugía de derivación vascular, se realiza una angiografía.

¿Qué necesita ser examinado?

Tratamiento de trombosis de la vena porta

En casos agudos de trombosis, la terapia anticoagulante a veces previene su propagación, pero no conduce a la lisis de los coágulos sanguíneos existentes. En bebés y niños, el tratamiento está dirigido a eliminar la causa (por ejemplo, onfalitis, apendicitis). En otros casos, se trata la hipertensión portal y el sangrado de las venas varicosas. Con el sangrado, generalmente se usa la ligadura endoscópica (recorte) de las venas. Efectivamente, la administración intravenosa de octreotida, un análogo sintético de la somatostatina. Dicha terapia ha reducido el número de operaciones de bypass (por ejemplo, mesocavales, esplenorenales), en las que el problema de trombosis y mortalidad durante la cirugía persiste (del 5 al 50%). Presumiblemente, los bloqueadores beta (en combinación con nitratos) pueden ser tan efectivos para prevenir el sangrado como con la hipertensión portal debido a la cirrosis, pero esto requiere observaciones adicionales.

Nanovein  Las causas de las venas varicosas y su tratamiento en la etapa inicial.

Cómo tratar la trombosis de la vena porta portal y sus síntomas

La vena porta es un vaso grande en el que se recolecta sangre de muchos órganos. Después de esto, la sangre se transfiere al hígado, donde se limpia y se devuelve al torrente sanguíneo general. La trombosis de la vena porta puede tener consecuencias extremadamente graves. Muy a menudo, el bloqueo completo o parcial por un trombo de este vaso sanguíneo grande se detecta en hombres mayores de 45 años. A menudo esto ocurre en el contexto de enfermedades progresivas a largo plazo del sistema digestivo.

La trombosis de la vena porta del hígado puede ser el resultado de patologías congénitas y adquiridas. Muy a menudo, las causas de la violación se encuentran en problemas locales de los órganos internos de la cavidad abdominal. En aproximadamente el 5% de los casos, la trombosis se desarrolla como una complicación de una afección patológica como la cirrosis. En aproximadamente el 30% de los casos, un coágulo de sangre obstruye la luz de la vena porta en el contexto de la progresión del carcinoma hepatocelular. Además, la trombosis puede ocurrir en el contexto de los siguientes trastornos:

  • lesiones abdominales;
  • intervenciones quirúrgicas;
  • trastornos intestinales;
  • Pileflebitis purulenta;
  • tumores malignos, etc.

A menudo, esta patología ocurre en un contexto de trombofilia, caracterizada por una violación de la coagulabilidad de la sangre. Los factores que aumentan el riesgo de trombosis incluyen colecistitis, pancreatitis y otras enfermedades de los órganos abdominales.

En una afección patológica como la trombosis de la vena porta, los síntomas dependen del grado de bloqueo del vaso y de la ubicación del coágulo sanguíneo. La trombosis a menudo conduce a la aparición de signos como:

  • heces alteradas;
  • disminución del apetito;
  • hinchazón;
  • dolor severo en el hipocondrio;
  • ascitis
  • aumento de la temperatura corporal;
  • edema
  • mal aliento

A menudo, esta condición patológica se acompaña de signos crecientes de hipertensión portal. Además, a menudo en el contexto de la trombosis, se observa sangrado de las venas del esófago. Esta manifestación sintomática de la patología puede causar la muerte.

Una complicación extremadamente peligrosa de la trombosis es la muerte de una parte del hígado. Incluso si un coágulo de sangre bloquea parcialmente la vena porta, afecta negativamente al hígado. En este caso, los síntomas aumentan gradualmente. Posteriormente, pueden aparecer signos de insuficiencia hepática.

diagnósticos

Si aparecen signos de trombosis de la vena hepática, el paciente debe consultar a un hepatólogo. También puede ser necesaria la consulta con otros especialistas altamente especializados. Además del examen externo y el historial médico, el médico prescribe una serie de estudios. Los métodos de laboratorio para el diagnóstico de trombosis incluyen análisis de sangre generales y bioquímicos, así como un coagulograma.

Para evaluar la permeabilidad de la vena, se prescribe una ecografía dopplerografía. Este estudio le permite identificar signos de cirrosis, tumores malignos en el hígado y algunos otros defectos que pueden provocar el desarrollo de trombosis.

La angiografía a menudo se prescribe. Este estudio le permite identificar el lugar de bloqueo del flujo sanguíneo. Para el diagnóstico, se utiliza la tomografía computarizada. RM realizada con menos frecuencia. Además, a menudo cuando se revelan signos de un tumor, se prescribe una biopsia de tejido y un examen histológico adicional de las muestras.

terapias

Con la trombosis de la vena porta, el tratamiento puede llevarse a cabo tanto por métodos conservadores como quirúrgicos. En la mayoría de los casos, los medicamentos para ayudar a resolver los coágulos sanguíneos se seleccionan para eliminar un coágulo sanguíneo. La indicación para la intervención quirúrgica es la superposición completa de la luz de la vena y la aparición de signos de muerte del tejido hepático.

Tratamiento conservador

Para eliminar los coágulos de sangre de los vasos venosos del hígado, primero se prescriben anticoagulantes de acción directa. En las primeras horas de bloqueo de la luz de un vaso con un trombo, estos medicamentos se recetan en dosis altas. Dichos medicamentos incluyen fraxiparina y heparina. Estas drogas gotean durante 3-4 horas. Los anticoagulantes indirectos también se pueden introducir en el régimen de tratamiento:

  • Fibrinolisina
  • Sincumar
  • Neodicumarina
  • Estreptoquinasa

Se puede usar solución salina y reopoligluukina en forma de una solución cuentagotas para diluir la sangre. En caso de que la trombosis se acompañe del desarrollo de complicaciones sépticas, se prescriben antibióticos de amplio espectro. Estos medicamentos incluyen Tienam y Meronem. Los medicamentos se seleccionan individualmente para los pacientes. En el futuro, la terapia debe estar dirigida a eliminar la patología primaria que causó el desarrollo de trombosis.

El tratamiento quirúrgico

Las operaciones quirúrgicas se prescriben 1-3 días después del inicio del tratamiento conservador, cuando queda claro que los medicamentos no ayudan a eliminar un coágulo de sangre.

A menudo se prescribe la instalación de una sonda Sengstaken-Blackmore, que se coloca en el área del estómago. La inyección en un globo de aire comprime las venas en la pared del esófago. Cada 6 horas, el globo se libera del aire por un tiempo para evitar daños por compresión a los tejidos. La sonda se puede usar durante 48 horas.

La terapia de inyección esclerosante a menudo se usa. Este método implica la introducción de una sustancia especial para pegar venas varicosas y eliminar un coágulo de sangre. En algunos casos, se prescribe una anastomosis esplenorenal, con la ayuda de la cual circula el flujo sanguíneo alrededor del área trombosada.

Además, si el vaso está completamente obstruido, se puede requerir cirugía abierta y colocación de prótesis. Si el paciente tiene signos de un absceso, puede ser necesario un drenaje para eliminar el contenido purulento. En casos especialmente graves, cuando hay signos de daño en el tejido isquémico, es posible que se requiera cirugía para extirpar parte del hígado. Además, a menudo se prescribe tratamiento quirúrgico para el sangrado de las venas del esófago.

Lagranmasade España