Etapa de las venas varicosas del esófago.

Las venas varicosas esofágicas es un término para la expansión venosa en la parte inferior del esófago, que es el resultado del flujo sanguíneo deteriorado en la vena porta y, por lo tanto, el plexo gastroesofágico con una cantidad excesiva de sangre que fluye, que está buscando la salida del corazón.

Debido al hecho de que con las venas varicosas del esófago en el 90% de los casos hay cirrosis hepática, coloración amarillenta de las proteínas de la piel y los ojos, pérdida de apetito, pérdida de peso corporal, ascitis, dolor abdominal y náuseas.

El síntoma más peligroso de esta enfermedad se asocia con hemoptisis, vómitos mezclados con sangre, heces alquitranadas y debilidad.

La varicosidad esofágica en su parte inferior se produce debido a la congestión en la vena porta portal del hígado, que ocurre con trombosis y cirrosis. La causa de esta enfermedad en la sección superior es el bocio maligno. Las venas del hígado están comprimidas, lo que dificulta el flujo de sangre a través de ellas. La flebectasia esofágica también aparece como una complicación de las enfermedades del corazón y del bazo.

Factores que causan esta enfermedad:

  • estenosis de la vena porta, característica de la generación más joven, resultante de trombosis, esclerosis;
  • enfermedades hepáticas que ocurren en la vejez: cirrosis, amiloidosis, equinococosis;
  • Enfermedad de Chiari
  • angioma de esófago;
  • bocio maligno;
  • Patología vascular.

Las venas varicosas esofágicas se presentan con mayor frecuencia en las siguientes categorías de pacientes:

  • en hombres
  • en personas mayores de 50 años;
  • en pacientes con antecedentes de enfermedades del páncreas, estómago, corazón, cirrosis crónica.

La aparición de sangrado no se ve afectada tanto por el nivel de presión como por sus fuertes fluctuaciones. El riesgo de ruptura también es alto en aquellos pacientes que sufren enfermedades vasculares que afectan negativamente la estructura de las paredes de los vasos.

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Clasificación

La clasificación de la enfermedad de las venas varicosas del esófago ha cambiado varias veces, sin embargo, ahora se usa una versión de 1997 para las venas del esófago, dividiendo la enfermedad por grados:

  • Primer grado Las venas de diámetro alcanzan los 5 mm, están significativamente alargadas, ubicadas en el nivel inferior del órgano.
  • Segundo grado Las venas están enrevesadas, de hasta 10 mm de diámetro, ubicadas en la parte media del órgano.
  • Tercer grado Los vasos están dilatados más de 10 mm, las paredes son tensas, delgadas, ubicadas una al lado de la otra, se retuercen en la dirección, tienen manchas rojas en la superficie externa.

Si las venas varicosas del esófago todavía causan hemorragia interna, entonces, según las estadísticas, solo el 50% de los pacientes sobreviven después de ella. Más de la mitad de los sobrevivientes de pacientes sangrantes experimentan una recaída de esta enfermedad durante 1-3 años y se ven obligados a reiniciar el tratamiento.

Venas varicosas de primer grado.

El cuadro clínico está mal expresado. El paciente prácticamente no tiene quejas. Durante el examen, observe: la expansión de la vena no es fuerte hasta 3 mm., No hay ectasia de las venas, o solo unas pocas, la luz no está llena. Se diagnostica solo con la ayuda de la endoscopia. En primer grado, es importante comenzar el tratamiento lo antes posible.

Venas varicosas de primer grado.

La rugosidad de los vasos está bien marcada, también hay nódulos cuyo tamaño supera los 3 milímetros. En este caso, la membrana mucosa del esófago permanece intacta, sin ninguna violación de su integridad.

Durante el estudio, se puede diagnosticar una gran protuberancia vascular. El tratamiento debe llevarse a cabo de manera oportuna, solo de esta manera será posible deshacerse de los síntomas desagradables de la enfermedad en la etapa inicial. El sangrado no es característico en esta etapa.

Venas varicosas de primer grado.

El diagnóstico más común. El paciente tiene síntomas severos. Como regla, en este caso, se prescribe una operación. Las venas están muy hinchadas, los ganglios son claramente visibles, constantemente dilatados, ocupan 2/3 del esófago, la membrana mucosa del esófago está muy adelgazada. Se producen reflujos gastroesofágicos.

Venas varicosas de primer grado.

Este grado de la enfermedad se expone cuando se revelan numerosos nódulos de venas en el esófago que no disminuyen y con una superficie adelgazada. Se encuentran numerosas erosiones en la capa mucosa. Los pacientes registran, además de signos de esofagitis, un sabor salobre en la boca. El cuarto grado con mayor frecuencia conduce a sangrado espontáneo.

Los síntomas de las venas varicosas del esófago

Los primeros años, las venas varicosas del esófago pueden ocurrir sin síntomas visibles. A veces hay ataques raros de acidez estomacal, pesadez leve en el pecho, eructos. Algunos pacientes se quejan de dificultad para tragar alimentos.

Los síntomas de una enfermedad progresiva generalmente aparecen varios días antes del inicio del sangrado. Sus signos son una fuerte pesadez en el pecho y un deterioro en el bienestar general del paciente. En otros pacientes, los síntomas pueden expresarse en la manifestación de ascitis.

Además, los síntomas de la enfermedad de la vena esofágica pueden manifestarse como una "cabeza de medusa". Este fenómeno es un tipo de patrón que se puede ver bastante bien en la pared frontal de la cavidad abdominal por varios vasos o venas convexas formadas patológicamente.

Después de la ruptura de las venas, se produce un sangrado severo, acompañado de síntomas característicos:

  • presión arterial muy baja;
  • impurezas con sangre en los vómitos;
  • impurezas sangrientas en las heces;
  • taquicardia severa

Con un poco de sangrado, una persona puede sentir algo de debilidad, malestar y también síntomas de anemia. El esófago se diagnostica con pruebas de laboratorio, un examen de ultrasonido de los órganos abdominales y, si es necesario, se realizan radiografías y esofagoscopia.

diagnósticos

El diagnóstico se realiza sobre la base de quejas, examen externo, identificación de enfermedades primarias. La investigación instrumental incluye:

  • datos de análisis de sangre de laboratorio;
  • radiografía con un agente de contraste;
  • esofagoscopia que debe hacerse con cuidado debido al riesgo de posible sangrado.

Al hacer un diagnóstico, todas las causas posibles deben tenerse en cuenta y excluirse, solo entonces será posible determinar de manera precisa y precisa la causa raíz del sangrado y los cambios en las venas del esófago.

Tratamiento para venas varicosas del esófago

Si se presentan síntomas de venas varicosas del esófago, el tratamiento se lleva a cabo solo en la unidad de cuidados intensivos o en la unidad de cuidados intensivos. La clasificación principal de los procedimientos no quirúrgicos está dirigida a prevenir y eliminar el sangrado (terapia hemostática) al reducir la presión arterial en los vasos:

  1. Tratamiento farmacológico en forma de vitaminas, astringentes y antiácidos (medicamentos que reducen la acidez en el estómago). Este método tiene como objetivo prevenir la esofagitis péptica, en la cual la inflamación puede ir a las paredes de los vasos sanguíneos y causar sangrado.
  2. Transfusión de sangre, masa de glóbulos rojos, plasma;
  3. La introducción de soluciones coloidales;
  4. Recepción de fármacos reductores de la sangre y vasoconstrictores.

En los casos en que los métodos anteriores no son suficientes para detener completamente el sangrado y existe el riesgo de daños repetidos en los vasos en el futuro cercano, recurren a la cirugía:

  • derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS);
  • derivación
  • desvascularización

También existe una experiencia considerable con el uso de procedimientos endoscópicos mínimamente invasivos para eliminar el sangrado de las venas esofágicas dilatadas. Hay 2 formas de llevar a cabo la esclerosis endoscópica del esófago:

El método intravasal de introducción de esclerosante implica el desarrollo de tejido conectivo en el sitio de localización del nódulo varicoso trombosante. En el método paravasal, cuando se introduce el esclerosante en la capa submucosa, se produce cicatrización del tejido paravasal y la compresión posterior de las venas dilatadas del esófago. Este método es más suave y tiene menos complicaciones.

Los pacientes deben seguir una dieta estricta toda su vida, a pesar de su salud:

  • comidas frecuentes en porciones pequeñas.
  • a excepción de los platos fríos y calientes.
  • Se muestran caldos y sopas bajos en grasa, cereales en leche diluida o agua, fruta guisada, puré de frutas, verduras guisadas.
  • los productos cárnicos picantes, agrios, salados, grasos y fritos están contraindicados; necesitas hervir todo, cocinar en forma de puré de papas.
Nanovein  Grandes venas en las piernas de los hombres.

El alcohol, las bebidas gaseosas, la cerveza están estrictamente contraindicadas.

Prevención

Para evitar la transformación de las venas sanas del esófago en venas varicosas patológicas, primero es necesario controlar el estado del hígado y tratar todas sus enfermedades de manera oportuna. Para hacer esto, los expertos le aconsejan consultarlos regularmente y seguir todas las recomendaciones.

Pronóstico para la vida

Desafortunadamente, las venas varicosas del esófago son incurables. Sin embargo, en caso de un diagnóstico oportuno, un tratamiento de apoyo adecuado mejorará significativamente la calidad de vida del paciente y ayudará a prevenir una condición formidable: sangrado.

La mortalidad en casos de hemorragias ya producidas por venas varicosas del esófago es más del 50% y depende de la gravedad de la enfermedad subyacente y del estado del cuerpo en general. En los pacientes que sobrevivieron después del sangrado, los pacientes recaen en el 75% de los casos en los próximos 1-2 años.

En general, el pronóstico de supervivencia a largo plazo de los pacientes con esta enfermedad sigue siendo bajo, lo que se debe principalmente a la principal enfermedad hepática grave.

Causas y síntomas de las venas varicosas esofágicas

La patología del hígado en las condiciones modernas es cada vez más común. Esto se debe no solo al papel cada vez mayor de los factores metabólicos: el alcoholismo y el metabolismo lipídico alterado, sino también a la mayor escala de infección de la población con virus de la hepatitis. El final de todos los problemas hepáticos es la formación de cirrosis. Esta condición en la gran mayoría de los casos es la causa del desarrollo de venas varicosas del esófago (más del 70% de todos los casos). El artículo está dedicado a los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de este síndrome.

¿Qué son las venas varicosas del esófago?

El esófago es un órgano del tracto gastrointestinal que comienza inmediatamente después de la orofaringe. A partir de ahí, la comida entra al estómago. Por lo tanto, el esófago puede considerarse la sección inicial del sistema digestivo humano.

Hay vasos debajo de la membrana mucosa del esófago. La mayoría de ellos están representados por una cama venosa. Son las venas las que son propensas a estirarse y deformarse en diversas enfermedades.

Por lo general, la pared del vaso se estira primero, tratando de compensar los cambios en la hemodinámica. Luego, debido al aumento de la presión, la membrana mucosa sufre cambios distróficos. Por encima de las venas, se adelgaza, expone las estructuras subyacentes.

Por sí misma, la vena toma la forma de un nodo (por analogía con la enfermedad varicosa de las extremidades inferiores). La sangre se estanca en él, lo que se convierte en un factor de trombosis. Esto agrava aún más las alteraciones tróficas en la membrana mucosa.

El grado de varices del esófago.

La enfermedad se clasifica según los síntomas y los cambios en 4 tipos:

  • Grado I: expansión única de los vasos venosos, con un diámetro de hasta 4 mm. Radiológicamente no determinado.
  • Grado II: las venas de hasta 8 mm de diámetro sobresalen de la luz de al menos 1/3 del esófago.
  • Grado III: los troncos de las venas varicosas del esófago más de 8 mm, estrechan la luz del esófago en más de 1/3.
  • Grado IV: la luz del esófago está completamente cerrada por los ganglios varicosos. En la superficie de las venas hay numerosas erosiones y angiectasias.

En el video "Grados de las venas varicosas del esófago" se puede ver más claramente sobre el grado de varices del esófago:

Mecanismos patogenéticos

La razón principal para el desarrollo de venas varicosas esofágicas es la hipertensión portal. Esta es una situación en la que la presión en la vena porta excede los valores normales.

Con hipertensión en el canal portal, se expanden las anastomosis puerto-cavales. Estas son las llamadas derivaciones, conexiones entre las coronas del sistema portal y el sistema caval (sistema de vena cava, en este caso, la vena cava inferior).

Hay tres anastomosis principales:

  1. En el área del recto (sección ampullar).
  2. Alrededor de la región umbilical.
  3. El esófago distal (con una transición al parto cardíaco del estómago).

Con el aumento de la presión en el sistema portal en el área de anastomosis, las venas se expanden y se deforman significativamente.

Con la enfermedad alcohólica, se desarrolla el síndrome de Mallory – Weiss. Estas son grietas emergentes en la capa submucosa de la sección cardíaca del estómago y el esófago distal.

En esta condición, se produce sangrado. Pero no necesariamente serán venas varicosas del esófago.

Las causas de la enfermedad.

Como ya se mencionó en la introducción, más de ¾ de todos los casos de venas varicosas esofágicas están asociadas con patología hepática. De hecho, es este grupo de enfermedades el "culpable" de la formación de cirrosis y el desarrollo de hipertensión portal.

  • Carga viral para hepatitis viral (más relacionada con hepatitis crónica B y C);
  • Procesos autoinmunes;
  • Hepatitis bacteriana o parasitaria;
  • La esteatohepatitis es una afección típica de la obesidad, la diabetes mellitus y otras enfermedades acompañadas de un metabolismo lipídico deteriorado;
  • Inflamación en enfermedades sistémicas (colagenosis);
  • Hepatitis alcohólica;
  • Daño tóxico al hígado.

Tarde o temprano, sin un tratamiento etiotrópico y patogénico adecuado, la inflamación se transformará en cirrosis. Además de las enfermedades del parénquima hepático, hay varios grupos más de causas de hipertensión portal en general y venas varicosas del esófago en particular.

El estancamiento en un gran círculo de circulación sanguínea es uno de los factores que conduce a la hipertensión en el sistema portal. Son causados ​​por insuficiencia cardíaca crónica.

Es importante comprender que el ventrículo derecho no hace frente específicamente a su función. Esta cavidad cardíaca se descompensa muy rápidamente. Por lo tanto, los pacientes con patología pulmonar (bronquitis, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) se consideran un grupo vulnerable.

El tromboembolismo agudo crónico o previo de la arteria pulmonar también conducirá rápidamente a la descompensación del corazón derecho. Lo mismo puede decirse de la hipertensión pulmonar idiopática y el aumento de la presión en el tronco pulmonar como resultado de defectos mitrales congénitos o adquiridos.

Por separado, la obstrucción mecánica de la vena porta desde el exterior debe considerarse como causa de las venas varicosas esofágicas. ¿Qué condiciones se pueden atribuir aquí?

  1. Quistes del vaso.
  2. Enfermedad adhesiva.
  3. Ganglios linfáticos agrandados o inflamados que comprimen la vena porta o sus afluentes principales.
  4. Enfermedad de cálculos biliares.
  5. Tumores de la zona hepatopancreatobiliar.
  6. Trombosis de la vena porta.

Todas estas condiciones se consideran factores de bloqueo intrahepático. Como regla general, la primera manifestación de estas enfermedades se considera vómitos con sangre u otros signos de venas varicosas esofágicas.

Síntomas clínicos

La expansión y deformación de las venas del esófago es más común entre los hombres. Para las mujeres, la flebectasia es una condición más rara. La edad promedio es de 45 a 55 años.

Con el curso de las venas varicosas del esófago es lento o rápido. Para la primera opción, es típico que durante mucho tiempo los pacientes ni siquiera sean conscientes de su enfermedad. Esto sucede con la hepatitis C crónica viral o la insuficiencia cardíaca congestiva.

Las primeras señales de que los problemas comenzaron con las venas del esófago pueden considerarse dispepsia. Los pacientes experimentan eructos, síntomas de acidez estomacal. En este caso, hay una sensación de ardor en el proceso xifoides, que se extiende hacia la faringe.

Además, pueden producirse molestias al tragar los alimentos. Esto es especialmente típico cuando se comen alimentos sólidos. Tales síntomas ya indican que hay inflamación de la membrana mucosa del esófago: esofagitis.

Dada la proximidad anatómica del esófago y el corazón, con venas varicosas en las etapas iniciales, es posible la aparición de alteraciones del ritmo y conducción cardíaca.

Estos incluyen extrasístoles, el síntoma más común que ocurre por reflejo. El siguiente síntoma posible es la inestabilidad de la presión arterial.

Sangrado

Esta es la condición más peligrosa para las venas varicosas del esófago. Con un aumento significativo de la presión en el sistema portal o sus oscilaciones, la pared de los ganglios varicosos se vuelve aún más delgada y más permeable.

Ella es más porosa. El muro puede estallar eventualmente. Esto conducirá a sangrado.

El primer signo de esto es el vómito de sangre.

Con el sangrado esofágico, la sangre está oscura y coagulada, ya que la fuente está dilatada y desgarrada de los ganglios varicosos, es decir, las venas.

Además del vómito, las venas varicosas del esófago se caracterizan por un cambio en las heces. Adquiere un color negro y una consistencia manchada. Este síntoma se llama melena.

Con sangrado prolongado, se producen manifestaciones del síndrome anémico. Se caracteriza por piel pálida, debilidad y dolor de cabeza con mareos.

El paciente se queja de latidos cardíacos rápidos o interrupción del corazón. La presión arterial es propensa a disminuir. El apetito desaparece, pero hay adicciones inusuales en la comida.

diagnósticos

Para verificar la enfermedad, es necesario realizar los estudios de laboratorio e instrumentales necesarios.

Primero, se realiza un examen de ultrasonido de los órganos abdominales. Le permite identificar la patología orgánica del estómago, el hígado, los intestinos y el bazo.

La radiografía de estudio de la cavidad abdominal y el tórax es necesaria para excluir enfermedades de los pulmones y otros órganos.

Entre las pruebas de laboratorio, se debe usar un análisis de sangre general. Confirmará el síndrome anémico y establecerá el grado.

Nanovein  Consecuencias después de la cirugía de venas varicosas

Un análisis de sangre se complementa con un estudio del nivel de hierro sérico, la capacidad total del suero que contiene hierro. A continuación, verifique la concentración de marcadores de daño hepático:

  • Transaminasas hepáticas (aspartato aminotransferasa, alanina aminotransferasa);
  • Marcadores de hepatitis (viral);
  • Indicadores de hepatitis autoinmune;
  • Pruebas de sedimentos;
  • Nivel de proteína;
  • Metabolismo de los lípidos;
  • Glucemia;
  • Prueba de tolerancia a la glucosa.

A continuación, lleve a cabo el método del "estándar de oro": fibroesofagogastroduodenoscopia. Es capaz de detectar nódulos varicosos expandidos, así como cambios degenerativos en la membrana mucosa del esófago y la sección proximal del estómago. Se evalúa el grado de cambios patológicos y se forman tácticas terapéuticas. Si es necesario, se usa fluoroscopia.

Enfoques de tratamiento

Sin signos de sangrado, el objetivo principal de la terapia es su prevención. La terapia etotrópica con medicamentos no existe. Solo se lleva a cabo un tratamiento patogénico.

Con daño hepático viral, se usan interferones y otros medicamentos antivirales. Para la esteatohepatitis alcohólica y metabólica, se deben usar agentes hepatoprotectores.

Para reducir la presión en la vena porta, ayudarán agentes como la nitroglicerina y sus análogos. Se usan comúnmente para la angina de pecho. Un efecto temporal puede tener bloqueadores beta.

En caso de sangrado por medicamentos, solo los medicamentos hemostáticos pueden ayudar: ácido épsilon-aminocaproico, Tronexam, Dicinon, Vikasol. La esponja hemostática se refiere a métodos locales de tratamiento.

Los métodos endoscópicos son cada vez más perfectos cada año. Para detener el sangrado, se usa electrocoagulación y se aplican agentes hemostáticos a las áreas afectadas de la mucosa (trombina, película adhesiva).

La sonda Blackmore se considera el tratamiento más efectivo, al igual que la ligadura de las venas del esófago. Dichas operaciones se utilizan no solo para la endoscopia, sino también como parte de la laparotomía.

conclusión

Debido a las complicaciones y al riesgo de sangrado, las venas varicosas del esófago se consideran una enfermedad con una alta tasa de mortalidad. Sin embargo, incluso con este diagnóstico, los pacientes pueden vivir durante bastante tiempo. Todo depende de cómo se brinde la atención médica adecuada y oportuna. Aún más importante será el cumplimiento de los pacientes, es decir, el grado en que cumplen con las recomendaciones del médico.

Venas varicosas esofágicas: tratamiento conservador y quirúrgico.

Por la naturaleza del flujo:

  • Expansión de las venas del esófago 1 grado. Las venas se estiran 3 mm, aparecen pequeños ganglios varicosos individuales. En esta etapa, puede diagnosticar la enfermedad solo con la ayuda de la endoscopia. Sin sangrado
  • Expansión de las venas del esófago 2 grados. La estructura de los vasos cambia, la sinuosidad es notable, la luz de las venas no se estrecha, la membrana mucosa no se rompe. Aparecen nodos de más de 3 mm. Con la expansión de las venas del esófago de segundo grado, es posible el sangrado. Con la ayuda de un examen de rayos X con un agente de contraste, los cambios redondeados son visibles.
  • Expansión de las venas del esófago 3 grados. La luz venosa se estrecha, es serpentina. El tono de los vasos se reduce, las paredes se adelgazan. Los nodos son claramente visibles. Aparecen angioectasias (dilatación de los vasos sanguíneos con una pared alterada degenerativamente). Al diagnosticar venas azules visibles, erosión y enrojecimiento. Esta etapa se caracteriza por la aparición de reflujo, una alta probabilidad de sangrado.
  • Flebectasia 4 grados. La membrana mucosa se adelgaza. Hay muchos ganglios poliposos que se superponen a la luz del esófago. Hay angiectasias y erosión, se pueden diagnosticar venas varicosas extensas. Las consecuencias de esta etapa son potencialmente mortales para el paciente.

La congestión en la vena porta es la causa principal de las venas varicosas del esófago. Las venas varicosas son causadas por hipertensión portal, como resultado de lo cual la presión en la vena aumenta a 20 mmHg. Art., En lugar de los normales 6 mm. Hg. Art.

Promover la aparición de flebectasia:

  • cirrosis del hígado;
  • hepatitis
  • esclerosis venosa
  • trombosis
  • enfermedad poliquística del hígado;
  • apretar una vena con un tumor, quiste o cálculo;
  • fibrosis hepática congénita;
  • aneurisma de la arteria esplénica o hepática;
  • sarcoidosis;
  • enfermedades del estómago y el páncreas;
  • enfermedades crónicas del sistema cardiovascular.

Con daño en la zona del collar, una alta probabilidad de bloqueo venoso, lo que contribuye a las venas varicosas.

Las venas varicosas del esófago y el estómago pueden desarrollarse gradual o rápidamente. En el último caso, los síntomas son severos. Para el tercer y cuarto grado de flebectasia, el sangrado es característico. Su intensidad depende del diámetro del vaso y del tamaño del espacio. Se presentan síntomas de pérdida de sangre:

  • amarillez de la piel;
  • anemia;
  • debilidad y letargo;
  • mareos.

Se puede encontrar un patrón vascular en la piel en el área del pecho.

Si aparece sangre en las heces, la saliva o el vómito, la enfermedad está en la última etapa.

Las venas varicosas del esófago de primer grado se pueden reconocer por los siguientes síntomas:

  • palpitaciones del corazón;
  • dificultad para respirar incluso en reposo;
  • acidez estomacal y eructos;
  • violación del proceso de tragar alimentos ásperos;
  • sensación de apretar detrás del cofre.

Los síntomas de flebectasia son similares a la esofagitis (inflamación de la capa mucosa del esófago).

¿Qué médico trata las venas varicosas esofágicas?

Si se presentan síntomas, consulte a un médico. Le dará una referencia a un especialista. La flebectasia es tratada por un hepatólogo o gastroenterólogo. Para enfermedades cardiovasculares, se debe visitar a un cardiólogo.

El tratamiento del sangrado de las venas varicosas del esófago es realizado por un cirujano flebólogo o cirujano vascular.

diagnósticos

El examen inicial consiste en estudiar el historial del paciente, escuchar sus quejas. Además, el médico evalúa el estado de la piel, la presencia de arañas vasculares en el cuerpo.

La investigación de laboratorio incluye un análisis de sangre general y bioquímico. Es importante determinar el factor Rh y el grupo sanguíneo.

Métodos de diagnóstico instrumental:

  • esofagogastroduodenoscopia;
  • Ultrasonido de la cavidad abdominal;
  • Examen de rayos X con un agente de contraste.

Desafortunadamente, el tratamiento de las venas varicosas del esófago se reduce solo a la prevención del sangrado. No puedes deshacerte de esta enfermedad.

De las venas varicosas del esófago, el tratamiento se ve así:

  • deshacerse de la enfermedad subyacente que causó la flebectasia;
  • estilo de vida saludable (falta de actividad física, deshacerse de los malos hábitos);
  • dieta
  • tomando medicación;
  • tratamiento de los remedios populares;
  • intervención quirúrgica (con sangrado o el desarrollo de otras complicaciones).

Conservador

El tratamiento está dirigido a prevenir el sangrado. La elección del medicamento depende de la causa de la enfermedad. Con la cirrosis, se recetan medicamentos para restaurar las células del hígado.

Es importante seguir una dieta, trabajar y descansar.

VRVP se puede tratar con los siguientes medicamentos:

  • antiácido
  • astringentes
  • Vitaminas K, calcio.

Puede detener el sangrado con una sonda especial que comprime los vasos sangrantes. Si es imposible aplicar dicha técnica, se realiza la esofagoscopia y el recorte endoscópico de la vena, la aplicación de una película adhesiva o la electrocoagulación del vaso.

Con el sangrado, es necesaria una transfusión de sangre, la introducción de cloruro de calcio, vasoconstrictor y soluciones hemostáticas. Para reducir la presión arterial, la pituitrina es por goteo.

Quirúrgico

El tratamiento quirúrgico es de primeros auxilios para el sangrado severo. Técnicas:

  • la imposición de anastomosis;
  • ligadura de arterias;
  • revestimiento de venas;
  • extracción de vasos sanguíneos.

La mortalidad con tratamiento quirúrgico es 3 veces menor que con tratamiento conservador.

Para estabilizar la presión en los vasos, se utiliza una técnica de derivación.

Métodos folclóricos

El tratamiento con remedios caseros para tal enfermedad puede ser ineficaz, por lo tanto, la automedicación no vale la pena.

Después de consultar a un médico, puede probar la terapia con decocción de Sophora japonesa, té de escaramujo y bayas rojas de serbal.

Es necesaria una dieta para las venas varicosas del esófago para normalizar el metabolismo, reducir el peso y mejorar la condición del sistema venoso.

Es útil comer alimentos ricos en vitamina E, C, fibra vegetal, rutina y bioflavonoides. Estas son legumbres, cereales, huevos, cítricos, escaramujos, cerezas, nueces, mariscos y verduras.

Necesita beber al menos 2 litros de líquido por día. El uso de café y bebidas alcohólicas debe descartarse. Es necesario limitar el consumo de productos de confitería, no se pueden comer platos picantes, alimentos fritos y grasos, productos de panadería.

Complicaciones

La consecuencia más peligrosa de las venas varicosas esofágicas es la ruptura de los vasos sanguíneos. El sangrado de las venas varicosas del esófago representa una seria amenaza para la vida del paciente. Puede ocurrir espontáneamente, especialmente con cirrosis hepática o enfermedad cardiovascular.

La aparición de sangrado se ve afectada por cambios repentinos de presión, esfuerzo físico excesivo y comer en exceso. Ocurre en el contexto de enfermedades gastrointestinales, así como con fiebre.

Con sangrado severo, la mortalidad es del 80%. Sobrevive a 1 paciente de 5.

Prevención

Para la prevención de las venas varicosas, la nutrición dietética es importante, es necesario tratar oportunamente las enfermedades del estómago, el hígado y el corazón. Después de consultar con un médico, vale la pena tomar medicamentos para fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos. También debe abandonar los malos hábitos y no levantar pesas.

Las venas varicosas esofágicas son una enfermedad peligrosa, por lo que deben tratarse en la etapa inicial, hasta que las paredes de los vasos se hayan adelgazado. En la mayoría de los pacientes, en casos avanzados, se observa sangrado.

Lagranmasade España