Causas de trombosis de la vena porta a una edad temprana

La trombosis de la vena porta es una enfermedad caracterizada por la formación de un coágulo sanguíneo que bloquea total o parcialmente el torrente sanguíneo. Muy a menudo, tales afecciones se diagnostican en los ancianos y requieren tratamiento inmediato. Con el tiempo, la trombosis de la vena porta conduce al desarrollo de complicaciones peligrosas, incluida la hemorragia intestinal.

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Características de la enfermedad.

La vena porta proporciona transporte de sangre desde el sistema digestivo al hígado, donde se eliminan las toxinas. Las formas de trombosis de la vena porta se distinguen por la localización del bloqueo y el tamaño del coágulo, así como por las manifestaciones de trastornos circulatorios. Como resultado de la dificultad en el flujo venoso, se producen cambios patológicos no solo en los órganos abdominales, sino en todo el cuerpo.

Las principales causas de trombosis portal son las enfermedades hepáticas: cirrosis, neoplasias. Además, la patología infecciosa puede contribuir a la obstrucción. También hay factores predisponentes, cuya presencia aumenta significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad:

  • insuficiencia cardíaca;
  • hipotension
  • neoplasias en los órganos abdominales;
  • vejez;
  • procesos estancados causados ​​por actividad motora reducida;
  • procesos inflamatorios crónicos;
  • El embarazo múltiple puede provocar una compresión de la vena porta.

En el 50% de los casos, no se puede establecer la causa del desarrollo de trombosis de la vena porta.

Los principales tipos de trombosis portal: aguda y crónica. El bloqueo agudo se desarrolla en unos pocos minutos, el riesgo de muerte debido a complicaciones es alto. La forma crónica se caracteriza por un deterioro gradual en el flujo sanguíneo, al principio los síntomas pueden no ser obvios, ya que se forman colaterales.

Síntomas de trombosis aguda de la vena porta:

  • dolor agudo
  • hinchazón;
  • diarrea;
  • sangrado intestinal;
  • náuseas, vómitos;
  • fiebre

En la forma crónica de trombosis, se presentan síntomas de hipertensión portal: el primer signo puede ser sangrado de los vasos dilatados del esófago y el estómago, en otros casos hay dolor abdominal: cólico biliar, ictericia, inflamación de los conductos biliares y la vesícula biliar, y el bazo aumenta. A menudo, esta forma de la enfermedad no tiene síntomas y se detecta por ultrasonido o cuando el paciente consulta a un médico sobre las complicaciones que han surgido.

El tratamiento de pacientes con trombosis de la vena porta tiene como objetivo eliminar el proceso patológico, detener los síntomas, prevenir complicaciones y restaurar la circulación sanguínea. Dependiendo de la gravedad y la naturaleza de la enfermedad, se prescribe una terapia conservadora o se realiza una cirugía.

El tratamiento conservador de la trombosis de la vena porta se basa en el uso de medicamentos:

  • anticoagulantes directos e indirectos (heparina, warfarina);
  • trombolíticos (estreptoquinasa);
  • fármacos que reemplazan el plasma (Reopoliglyukin);
  • hepatoprotectores (Gepatobene);
  • Glucocorticosteroide (prednisolona);
  • cloruro de sodio y glucosa para eliminar los efectos de la intoxicación;
  • antibióticos para combatir la infección bacteriana (ceftriaxona);
  • diuréticos para eliminar la ascitis (furosemida).

La terapia farmacológica se lleva a cabo durante 3 días. Si durante este período no hay alivio de la condición del paciente, se decide la cuestión de la intervención quirúrgica. Es posible realizar una de las opciones de operación:

  • El uso de la sonda Sengstaken-Blackmore, que se inserta en la cavidad estomacal, le permite bombear aire y apretar las venas del esófago, el efecto dura 2 días y la presión disminuye cada 6 horas;
  • la introducción de agentes esclerosantes en los vasos dilatados del esófago;
  • la creación de anastomosis: esplenorenal o mesentérico-caval;
  • Cirugía de Tanner para sangrado prolongado y continuo.

El tratamiento de la trombosis de la vena porta se lleva a cabo en condiciones estacionarias, bajo la supervisión de un médico. Después de la cirugía, se debe seguir un curso de rehabilitación con el nombramiento de agentes de apoyo; al alcanzar un estado estable, el paciente es dado de alta, pero se requiere observación.

Prevención

Para la prevención de la trombosis de la vena porta, se debe mantener un nivel normal de actividad física, comer adecuadamente, abandonar los malos hábitos y fortalecer el sistema cardiovascular. Sin embargo, incluso la implementación de todas las recomendaciones para mantener un estilo de vida saludable no puede excluir por completo el desarrollo de la trombosis de la vena porta portal. Es necesario controlar cuidadosamente su salud, someterse periódicamente a exámenes médicos y consultar a un médico en caso de síntomas alarmantes.

Nanovein  ¿Cuál es el peligro de la cirugía para extirpar el útero

Características de la trombosis de la vena porta

La trombosis de la vena porta es una afección que se acompaña de la formación de coágulos sanguíneos en el sistema de la vena porta, lo que puede provocar un bloqueo de la luz de este vaso. Como saben, la vena porta es una de las estructuras vasculares más importantes que aseguran la salida normal de sangre del tracto digestivo. Es por eso que su trombosis es un proceso patológico grave que puede causar una interrupción aguda del funcionamiento de los elementos orgánicos de la cavidad abdominal. La enfermedad se diagnostica principalmente en pacientes de edad avanzada que tienen tendencia a aumentar la coagulación sanguínea y los coágulos sanguíneos intravasculares.

El proceso patológico y sus primeras manifestaciones requieren una respuesta inmediata de una persona y buscar ayuda médica. De lo contrario, la progresión de esta afección puede complicarse por un bloqueo completo de la vena porta y la muerte.

Las principales causas de trombosis.

Al analizar los aspectos etiológicos del desarrollo de la trombosis de la vena porta, no será superfluo enumerar las principales causas de esta afección patológica:

  • predisposición genética de una persona a los coágulos sanguíneos en los vasos venosos;
  • malformaciones congénitas de la vena porta;
  • la presencia en el cuerpo de focos de infección crónica;
  • Pileflebitis purulenta aguda o daño bacteriano en la pared de la vena porta;
  • aumento de la coagulación sanguínea;
  • lesión de vena quística;
  • hinchazón de un vaso o estructuras de órganos adyacentes;
  • poco antes de la trombosis, intervenciones quirúrgicas en los órganos abdominales;
  • cirrosis del hígado;
  • embarazo;
  • situaciones estresantes

Las verdaderas causas del desarrollo de la enfermedad siguen siendo desconocidas en casi la mitad de los casos clínicos de trombosis de la vena porta.

Imagen clínica de la enfermedad

En la mayoría de los casos clínicos, los síntomas de una afección patológica se desarrollan gradualmente, con síntomas característicos para cada una de las etapas de la enfermedad. Con menos frecuencia, la trombosis de la vena porta portal tiene un inicio agudo. Independientemente de la causa de la formación de coágulos sanguíneos en los vasos porta, la enfermedad se acompaña de un estrechamiento de la luz de la vena, lo que contribuye al rápido aumento de los signos de hipertensión portal. Esto conduce a hemorragias extensas de las venas dilatadas del esófago y a la disfunción del flujo normal de sangre desde el tracto digestivo.

Entre los síntomas principales de la trombosis de la vena porta se encuentran:

  • flatulencia
  • falta de apetito, función de evacuación deteriorada;
  • agrandamiento del hígado en tamaño;
  • esplenomegalia o bazo agrandado;
  • violación del régimen de temperatura;
  • amarillez de la piel.

En una serie de casos clínicos, el único síntoma de trombosis en el sistema de la vena porta es la ectericidad de la esclerótica, lo que debería incitar al paciente a pensar en posibles violaciones del vaso portal. Con el tiempo, una persona comienza a aparecer un dolor sordo en el hígado, y el órgano mismo a la palpación se agranda, se vuelve denso al tacto y tiene baches. En cualquier caso, no debe automedicarse, pero debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico detallado de la afección patológica y resolver los principales problemas terapéuticos con respecto a su eliminación.

¿Qué ayudará a confirmar el diagnóstico?

El médico puede sospechar el desarrollo del proceso patológico por los síntomas característicos de la enfermedad, la presencia de hipertensión portal sin manifestaciones pronunciadas de cirrosis hepática, la presencia en el historial del paciente del hecho de intervenciones quirúrgicas en los órganos abdominales. El diagnóstico de trombosis de la vena porta solo se puede confirmar utilizando métodos modernos de diagnóstico instrumental, que incluyen:

  • flebografía de contraste, que actualmente es uno de los métodos más efectivos e informativos para determinar los coágulos de sangre en una vena;
  • ultrasonido de la cavidad abdominal y la vena porta;
  • tomografía computarizada con obtención de imágenes objetivas que brindan una oportunidad real de confirmar la presencia de coágulos de sangre en el sistema de la vena porta;
  • Resonancia magnética con realce de contraste, que permite determinar la localización exacta del trombo, su tamaño y ubicación en relación con la luz de la vena.

El diagnóstico de la enfermedad se puede realizar de forma ambulatoria o en un entorno hospitalario. Además, se pueden recetar exámenes de laboratorio a una persona. Usando un coagulograma, es posible evaluar la condición del sistema de coagulación de la sangre y confirmar la presencia de su disfunción.

¿Cómo se trata la trombosis?

El tratamiento de la enfermedad se está implementando actualmente mediante el uso de técnicas conservadoras y quirúrgicas. La conveniencia de prescribir un método particular de terapia depende de la gravedad del proceso patológico, las características individuales del cuerpo del paciente y la presencia de contraindicaciones para varios tipos de manipulaciones. En cualquier caso, el tratamiento de la trombosis debe ser calificado e inmediato, ya que su ausencia puede conducir al desarrollo de complicaciones y muerte.

El tratamiento conservador tiene varios objetivos:

  • prevención de una mayor actividad del sistema de coagulación de la sangre;
  • adelgazamiento de la sangre;
  • reducción de manifestaciones de hipertensión portal.

Como regla general, dicha terapia se lleva a cabo en las etapas iniciales de la enfermedad y consiste en el nombramiento de anticoagulantes y agentes antiplaquetarios para una persona, que permiten detener los ataques. En casos raros, cuando un coágulo de sangre en el hígado se acompaña de fiebre, el paciente recibe cursos de terapia antibacteriana, que deben llevarse a cabo bajo la estricta supervisión del médico tratante.

Nanovein  Baños de pies para varices

Con el desarrollo de sangrado de las venas dilatadas del esófago, el paciente debe ser hospitalizado de inmediato. En un hospital, se administran agentes hemostáticos a dichos pacientes y se inserta una sonda para detener el sangrado. La falta de efecto de tales eventos es una indicación absoluta para la pronta corrección de una condición patológica.

El tratamiento quirúrgico se usa en relación con pacientes cuyo bloqueo de las venas provocó trombosis aguda, así como pacientes con formas graves y complicadas de la enfermedad. Con la ayuda de técnicas quirúrgicas modernas, los cirujanos protésizan una sección de una vena afectada por un trombo o crean anastomosis venosas que permiten que la sangre evite un vaso bloqueado. Tal tratamiento es muy difícil técnicamente. Los pacientes que se han sometido a tales operaciones necesitan una rehabilitación prolongada, lo que no garantiza una recuperación completa.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

Puede prevenir el desarrollo de esta afección patológica si sigue las recomendaciones de especialistas. En primer lugar, se debe prestar atención a la prevención de la trombosis a las personas que están en riesgo o que se han sometido recientemente a una cirugía en los órganos abdominales. Entre las medidas preventivas están:

  • normalización de la dieta con restricción de alimentos que causan coagulación sanguínea anormal;
  • exclusión del menú de alcohol, cafeína y chocolate;
  • dejar de fumar
  • fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos utilizando medios conocidos por la ciencia;
  • estilo de vida activo;
  • la implementación de ejercicios para tonificar el cuerpo y prevenir la congestión;
  • caminando al aire libre;
  • Exámenes preventivos regulares realizados por un médico.

Pero incluso la implementación de todas las recomendaciones no garantiza que una persona no tenga trombosis de la vena porta. Por lo tanto, debe tener cuidado con su estado de salud y, si se presentan síntomas de ansiedad, acuda inmediatamente a una cita con un especialista.

Mire un video sobre la hipertensión portal que resulta en trombosis de la vena porta:

Trombosis de la vena porta

La vena porta es un gran vaso que transporta sangre desde los órganos digestivos al hígado para limpiarlo de toxinas. En el hígado, un vaso grande se divide en venas más pequeñas adecuadas para los segmentos del hígado. En la trombosis de la vena porta, un coágulo de sangre bloquea la luz vascular y hace que se obstruya total o parcialmente (oclusión). La enfermedad se localiza en cualquier parte de la vena porta.

La categoría de edad de los pacientes más susceptibles a la patología son los pacientes de edad avanzada, con menos frecuencia los recién nacidos. Una categoría separada son las mujeres embarazadas que desarrollaron eclampsia en las últimas etapas de la gestación. Un signo característico de la eclampsia es la coagulación de la sangre en todos los vasos grandes, incluida la vena porta.

Las causas de la

La razón de la formación de un coágulo de sangre en la vena porta es una violación del flujo sanguíneo. En la mitad de los casos, la base de la patología es una violación funcional del hígado. Otras causas pueden estar relacionadas con trastornos infecciosos y somáticos.

Tromboembolismo de la vena hepática;

Cáncer de hígado;

Infección del muñón del cordón umbilical en los recién nacidos;

Tumores de la cavidad abdominal de cualquier etiología;

Síndrome de Badda-Kiari: trombosis fuera del asado;

Operaciones en los órganos digestivos;

Las consecuencias de la extracción del bazo;

Pileflebitis en la anamnesis;

Aumento de la densidad sanguínea;

Infección de la vena umbilical en el feto;

Inflamación bacteriana aguda (constrictiva) de la bolsa del corazón.

Clasificación de la trombosis de la vena porta

La enfermedad se clasifica por varios motivos.

Por hora de ocurrencia:

Trombosis aguda: el desarrollo del proceso patológico ocurre a la velocidad del rayo, en 5-7 minutos, el paciente muere debido a la necrosis del tracto digestivo (hígado, bazo, intestinos, estómago, páncreas);

Trombosis crónica: el flujo sanguíneo en la vena no se detiene inmediatamente, debido al crecimiento del trombo, disminuye gradualmente, mientras que se forma una vía alternativa para el flujo sanguíneo para evitar el área obstruida.

Etapas de la trombosis:

La localización de un trombo es la transición de la vena porta a la vena esplénica, el área de distribución es inferior al 50% del sistema vascular.

Localización de un trombo: una sección del vaso mesentérico.

El área de distribución en la tercera etapa es todas las venas peritoneales.

En la cuarta etapa, se produce un trastorno circulatorio extenso.

Síntomas de trombosis de la vena porta

Este tipo de trombosis no tiene síntomas específicos exclusivos. Las manifestaciones de la enfermedad pueden ser similares a los síntomas de hepatitis, cáncer o cirrosis, gastritis, pancreatitis, colitis, enteritis. Dependen de la ubicación del coágulo de sangre que bloquea el flujo sanguíneo en varias partes del sistema de la vena porta.

Síntomas de trombosis del tallo:

Dolor en el hipocondrio izquierdo, en la región epigástrica;

Lagranmasade España