Asanas de yoga contra las venas varicosas

Las venas varicosas son una enfermedad crónica generalizada en el mundo moderno.

Esta dolencia puede afectar varios órganos de una persona, pero con mayor frecuencia las piernas la padecen.

La mitad débil de la humanidad es más susceptible a las venas varicosas (20-25% de las mujeres sufren de esta enfermedad).

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Síntomas y causas de la enfermedad.

Las venas varicosas de las extremidades inferiores se manifiestan por la aparición de los siguientes signos:

  • pesadez, ardor y dolor en las piernas;
  • hinchazón regular de los tejidos blandos de las piernas;
  • la aparición de arañas vasculares;
  • vasodilatación con protuberancias en forma de piel de varias formas visibles a través de la piel;
  • decoloración de la piel, la aparición de manchas de la edad.

Para comprender las causas de la enfermedad, debe comprender el principio del sistema venoso. Normalmente, la sangre, saturada con productos de desecho del cuerpo, se eleva a través de las venas de las piernas de abajo hacia arriba.

Su movimiento en la dirección opuesta está restringido por válvulas ubicadas dentro de los vasos. El movimiento de la sangre en la dirección opuesta a la fuerza de la gravedad está garantizado por la presión del sistema arterial, así como por el trabajo de los músculos ubicados a lo largo del vaso venoso.

La fuerza de la presión arterial tiene un ligero efecto sobre el flujo sanguíneo venoso. El papel más importante en el movimiento de la sangre hacia el corazón lo ejercen los músculos que realizan la función de las bombas.

Los músculos que se tensan al caminar y otras actividades motoras comprimen y aflojan las venas, ayudando a que esta sangre fluya en la dirección correcta. Con un esfuerzo físico insuficiente ejercido sobre los músculos de las piernas, su funcionalidad normal se ve interrumpida.

Al mismo tiempo, se vuelven débiles y letárgicos, o se tensan constantemente y experimentan calambres regulares. En ambos casos, hay un efecto negativo sobre la elasticidad de las venas y el funcionamiento de las válvulas vasculares, lo que conduce al estancamiento de la sangre venosa y al estiramiento de las paredes de los vasos.

La actividad física es un factor importante.

Las venas varicosas se consideran una enfermedad profesional de las personas cuya actividad está asociada con una presencia constante en una posición. Estos incluyen la mayoría de los trabajadores de oficina sedentarios.

Con las rodillas dobladas constantemente, las venas se comprimen, lo que conduce a una violación del flujo de salida desde la parte inferior de las extremidades.

El trabajo constante en una posición de pie también tiene un efecto negativo en el estado de las venas. Esto se aplica a vendedores, peluqueros y cirujanos. Las válvulas venosas en ellos experimentan un aumento constante de la presión del flujo sanguíneo vertical.

Ambos grupos de profesiones son la causa de la inactividad física, en la que hay un debilitamiento de los músculos y su atrofia parcial. Y, como se mencionó anteriormente, el estado de los músculos tiene un efecto significativo en el funcionamiento del sistema venoso del cuerpo.

Por lo tanto, para prevenir el desarrollo de venas varicosas, debe tomar descansos regulares, en los que debe caminar o caminar del talón a los pies y rotar los pies.

Los deportes de potencia en este caso no son adecuados, solo pueden agravar el estado de las venas. Los tipos ideales de cargas para la prevención y el tratamiento de las venas varicosas son bailar, andar en bicicleta, visitar la piscina y, por supuesto, el yoga.

Practica de yoga

El yoga es una forma efectiva de prevenir las venas varicosas, porque al hacer ejercicios por la noche, ayuda a aliviar la fatiga y la tensión de las piernas.

Además, el rendimiento de las asanas, siempre que estén correctamente seleccionadas, ayudará a aliviar significativamente la condición con una enfermedad existente.

Se selecciona un conjunto de ejercicios individualmente dependiendo del estado de los músculos. Con músculos flácidos y debilitados, se realizan asanas que contribuyen a su fortalecimiento y aumentan el tono.

Por lo general, no es necesario estirar, son útiles las poses de poder, así como varias asanas, realizadas desde una posición de pie.

Para los músculos rígidos estresados, se debe hacer hincapié en el estiramiento. Al elegir un conjunto de ejercicios, se debe tener en cuenta que para músculos rígidos no se recomiendan las asanas con fijación larga en una posición.

Útil en este caso serán ejercicios dinámicos y asanas invertidas. Se permiten posiciones sentadas siempre que se utilicen soportes para ayudar a aliviar la sujeción de las venas.

Baddha konasana o "pose de mariposa"

Esta asana estira los músculos de las piernas y mejora la circulación sanguínea.

  1. Sentado en el suelo, dobla las rodillas y tira de los pies cerrados hacia la entrepierna.
  2. Baje las caderas lo más bajo posible, tratando de tocar las rodillas con el piso. En este caso, debe intentar subir las paradas.
  3. Mantener en esta posición durante aproximadamente 1 minuto. Gradualmente, el tiempo de ejecución de la asana aumenta.
  4. Para facilitar la implementación de esta pose, puede poner una manta debajo del lavabo. Si es difícil mantener la espalda recta, se recomienda realizar una asana sentada contra la pared.

Bhekasana o "pose de rana"

Esta asana mejora el estiramiento de las piernas.

  1. Tumbado boca abajo, estira los brazos hacia atrás.
  2. Mientras exhala, doble las rodillas y, agarrando las plantas con las manos, presiónelas contra la pelvis.
  3. Mantenga esta posición durante 2 ciclos respiratorios.
  4. Asegúrese de que los pies estén paralelos al piso, la muñeca esté apuntando hacia atrás y los dedos estén hacia la cabeza.
  5. Con las manos en los pies, intenta presionarlos contra el piso. Al mismo tiempo, tire de la corona de la cabeza hacia arriba.
  6. Mantenga la asana durante 30 segundos, manteniendo una respiración uniforme.

Evaporación de crestas o «abedul»

Esta postura estira bien la parte posterior de las piernas y alivia la fatiga.

  1. Acostado sobre su espalda, levante las piernas juntas en posición vertical.
  2. Coloque las piernas detrás de la cabeza para levantar la pelvis del piso.
  3. Coloque las palmas de las manos en la parte baja de la espalda y apoye los codos en el piso.
  4. Levanta las piernas en posición vertical. La espalda está en un ángulo de 45 grados con respecto al piso, y el peso de la parte inferior del cuerpo cae sobre los codos y las palmas.
  5. Permanezca en la asana, manteniendo la respiración tranquila, hasta los primeros signos de fatiga.
  6. Para salir de la postura, sin cambiar la posición de las piernas, baje las manos al piso con las palmas de las manos y luego baje lentamente las piernas sin doblarlas.
    Después de completar el ejercicio, acuéstese y relájese durante al menos 30 segundos.

Vrikshasana o "pose de árbol"

Esta asana fortalece y tonifica los músculos de las piernas.

  1. Párate derecho con los pies juntos.
  2. Levanta los brazos y estira todo el cuerpo.
  3. Dobla la pierna izquierda por la rodilla y presiona la suela hacia el interior del muslo derecho. El talón se encuentra al lado de la entrepierna y los dedos se dirigen hacia abajo.
  4. Lleva tu rodilla a un lado y permanece en esta posición durante varios segundos. Poco a poco, el tiempo se puede aumentar, pero no más de 20 segundos.
  5. Regrese a la posición inicial y repita el ejercicio, cambiando la pierna de apoyo.

Janu Shirshasana o "pose de cabeza en la rodilla"

Esta asana estira bien los músculos de las piernas.

  1. Siéntate en el suelo con las piernas estiradas frente a ti.
  2. Dobla la pierna izquierda, colocando el talón al lado de la entrepierna, y tira de la rodilla lo más lejos posible.
  3. Gire hacia el pie derecho y agarre el pie con ambas palmas.
  4. Inclinándose hacia adelante, baje la frente sobre la rodilla y luego la barbilla.
  5. Mantenga la asana durante 30-60 segundos, manteniendo una respiración uniforme.
  6. Regrese a la posición inicial y repita el ejercicio con la otra pierna.

Supta Padangusthasana o "The Toe Grab Position"

Esta postura está dirigida a estirar la parte posterior del muslo y la parte inferior de la pierna.

  1. Acuéstese boca arriba con las piernas extendidas.
  2. Al exhalar, doble la pierna izquierda, presione la rodilla contra el pecho y agarre el dedo gordo del pie con los dedos de la mano izquierda.
  3. Tire de la pierna izquierda hacia arriba, lentamente tire de ella hacia la cabeza.
  4. Sin aflojar la tensión muscular, mueva la pierna extendida hacia un lado hasta que el pie toque el piso. La pierna derecha es sostenida por la mano derecha en una posición recta.
  5. Mantenga esta posición durante 2 ciclos respiratorios y luego levante la pierna izquierda, liberando el pulgar.
  6. Volviendo a la posición inicial, repita la asana con el pie derecho.

Si no puede alcanzar los dedos de los pies con la mano, puede usar la correa.

Nanovein  Picazón con venas varicosas de las piernas.

En el video, el complejo de asanas de yoga, que se usa para las venas varicosas:

Características del yoga con varices

El yoga tiene un enorme efecto positivo en la condición del cuerpo para la prevención y el tratamiento de las venas varicosas. Pero debe tener en cuenta que el efecto máximo solo se puede lograr con un enfoque integrado.

Las clases de yoga deben combinarse con dieta, masajes y calzado cómodo. El efecto terapéutico de hacer yoga será mayor si adoptas un enfoque cuidadoso para hacer los ejercicios correctamente.

Debe recordarse que las venas varicosas son una enfermedad grave, por lo que el complejo de las asanas, la duración de su implementación y la duración de la capacitación deben acordarse con un instructor experimentado.

Yoga para venas varicosas

Con las venas varicosas, se altera la circulación sanguínea correcta y, como resultado, el cuerpo deja de recibir la dosis necesaria de oxígeno. El yoga, a su vez, se usa para prevenir y mejorar la condición de esta enfermedad. En el artículo se pueden encontrar qué ejercicios son adecuados para el tratamiento de esta enfermedad.

¿Puedo hacer yoga con varices?

Los especialistas señalan que las personas que están constantemente en la misma posición son más propensas a las venas varicosas. Esto incluye un estilo de vida sedentario y sedentario, así como profesiones que requieren estar de pie constantemente.

Para prevenir esta enfermedad, así como para aliviar la fatiga y el estrés, es necesario hacer ejercicios físicos. Ayudarán a mejorar la circulación sanguínea. Es aconsejable abandonar los deportes pesados, ya que cargas serias pueden agravar la condición de las venas con venas varicosas.

Recientemente, varios ejercicios simples del yoga se usan ampliamente para la prevención de enfermedades, y en combinación con medicamentos competentes, puede eliminar por completo las venas varicosas. Este tipo de actividad física ayuda a mejorar la circulación sanguínea, alivia la tensión después de una larga estadía en las piernas y aumenta la elasticidad de los vasos sanguíneos, las articulaciones y los músculos.

Los beneficios del yoga para las venas varicosas y los efectos en el cuerpo

La natación, el ciclismo, el ejercicio y los ejercicios simples de yoga ayudarán a mejorar la condición de esta enfermedad.

Si haces yoga después de un día duro, puedes aliviar significativamente la fatiga muscular. Dicha actividad física ligera se usa para tratar esta enfermedad en las etapas iniciales. Los especialistas señalan que con el asana yoga regular, el metabolismo mejora significativamente debido al retorno del tono muscular, el peso también puede reducirse significativamente.

Y el yoga ayuda a mejorar el estado psicológico del paciente, alivia los estados depresivos, los sentimientos de depresión y tiene un efecto de apoyo en el cuerpo en general.

Posibles contraindicaciones

Además de muchas propiedades positivas, hay una serie de contraindicaciones para tales ejercicios:

  • tendencia a la trombosis;
  • diversas lesiones de articulaciones y huesos;
  • estancia prolongada en una posición;
  • procesos inflamatorios agudos en el cuerpo;
  • hernia
  • embarazo y los primeros meses después del nacimiento del bebé;
  • ataque cardíaco reciente o accidente cerebrovascular;
  • enfermedad cardíaca grave;
  • la presencia de tumores malignos;
  • diversos trastornos mentales (sin incluir la depresión);
  • Las últimas etapas de las venas varicosas.

El número y tipo de ejercicios se seleccionan individualmente para cada persona, dependiendo del estado del cuerpo. El complejo seleccionado se debe acordar preferiblemente con el médico tratante.

Antes de hacer yoga, debe consultar con especialistas para asegurarse de que no haya contraindicaciones para este tipo de actividad física.

Ejercicios para varices

Los expertos recomiendan realizar ejercicios simples, ya que la torsión fuerte y la permanencia prolongada en una posición, no solo no mejoran el bienestar, sino que también pueden agravar significativamente el curso de la enfermedad.

A continuación se muestra un conjunto de varias asanas, incluidas las ligeras, para mejorar la condición de la enfermedad anterior.

Ligero "Pose de mariposa" (Baddha Konasana)

Este ejercicio es similar a la famosa posición de loto.

Siéntate en la colchoneta con la espalda recta. Doblar las rodillas de las piernas lo más cerca posible de ellos mismos. Conecte los pies juntos y, agarrándolos con las manos, llévelos lo más cerca posible de la entrepierna. Los talones deben tocar completamente el perineo, y las rodillas deben estar en el piso. En esta posición, debe inhalar y exhalar tranquilamente 5 veces.

Este ejercicio le permite desarrollar bien las articulaciones de la cadera.

"Pose de cabeza de vaca" (Gomukhasana)

Dobla las piernas por las rodillas, cruza de modo que las rodillas estén estrictamente una encima de la otra y lo más cerca posible. La pata, que se encuentra debajo, debe estar en contacto con el piso. Luego, debes juntar las manos detrás de la espalda en la cerradura. Si la pierna derecha está en la parte superior, entonces la mano enrollada detrás de la espalda a través de la parte superior también debe ser la derecha. Baje ligeramente el mentón y enderece la espalda tanto como sea posible. En esta posición debe durar hasta 1 minuto, relajar los músculos de la pelvis y las nalgas, respirar suave y lentamente. Repita con la otra extremidad.

Este ejercicio ayuda a mejorar la circulación en las articulaciones de la cadera.

"Pose de un guerrero / héroe mintiendo" (Supta Virasana)

Póngase de rodillas para que toquen tanto como sea posible, y los pies se separan al máximo en diferentes direcciones. Inhale con calma, mientras exhala se inclinará hacia atrás, enderezando el cuerpo tanto como sea posible. Comenzando lentamente desde la cabeza, gradualmente coloque completamente el cuerpo en el piso. Estira tus brazos sobre tu cabeza. Durante la ejecución de este ejercicio, debe respirar lo más lento y tranquilo posible. En esta posición no debe ser más de 1 minuto.

Este ejercicio también se puede realizar mientras está sentado, simplemente recostándose con énfasis en las manos.

Este ejercicio ayuda a aliviar el dolor lumbar y se recomienda para las personas que tienen mucho tiempo de pie.

"Pose para mejorar el fuego" (Agni Stambhasana)

Para realizar este ejercicio, dobla las piernas en ángulo recto y coloca una sobre la otra para que queden paralelas al piso. En esta asana uno debe inclinarse hacia adelante, la espalda debe ser lo más recta posible. En esta posición, debe inhalar y exhalar tranquilamente 5 veces, luego intercambiar las piernas y repetir.

Esta asana tiene como objetivo desarrollar los músculos y las articulaciones de la pelvis y las caderas, así como los órganos ubicados en esta área.

"Pose de la cabeza en la rodilla" (Janu Shirshasana)

En la posición sentada, una pierna debe doblarse por la rodilla y llevarse lo más cerca posible del perineo. Deje la otra extremidad lo más recta posible y tire del calcetín hacia usted. Manteniendo la espalda recta, baje el cuerpo hacia la pierna recta lo más cerca posible. La cabeza también se baja a la extremidad recta. Mantenerse en esta posición debe ser de hasta 1 minuto, aumentando gradualmente el tiempo de ejecución. Repita con la otra extremidad.

Este ejercicio tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso, ayuda a restaurar la fuerza y ​​fortalecer los músculos de la pelvis y la espalda.

Ligero "Pose del dedo gordo del pie" (Supta Padangusthasana)

Acuéstese boca arriba, doble la pierna izquierda por la rodilla y llévela lo más cerca posible del pecho. Con su mano derecha, agarre el dedo de la pierna doblada y acerque gradualmente el pie a la cabeza, tratando de enderezarlo, la segunda pierna debe tocar completamente el piso. Si es difícil hacer lo anterior, puede ayudarse a sí mismo usando una venda elástica (vea la foto a continuación).

En esta posición, debes aguantar hasta 1 minuto. Repita con la otra extremidad.

Este ejercicio ayudará a aliviar el dolor de espalda y previene el insomnio.

"Stand en el hombro" (Salammbo Sarvangasana)

Acuéstese en el piso, levante el cuerpo y las piernas para que solo la cabeza y los omóplatos permanezcan en el piso. Puede sostener el cuerpo con las manos, dejando los codos firmemente presionados contra el piso. Las piernas deben presionarse entre sí tanto como sea posible. El peso corporal debe mantenerse sobre los omóplatos. En esta posición, inicialmente puede durar hasta 10 segundos, aumentando gradualmente la duración de la estancia en la asana.

Esta postura ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a eliminar las migrañas.

La pose de rana (Bhekasana)

Acuéstese boca abajo, tenga los brazos rectos detrás de la espalda. En este caso, la cabeza debe estar levantada. Dobla las rodillas y, mientras exhalas, trata de agarrar los pies con las manos, presionando las piernas contra los glúteos tanto como sea posible. En esta posición, debe inhalar y exhalar con calma 2 veces.

Este ejercicio, entre otras cosas, ayuda a mejorar el estiramiento.

"Pose de árbol" (Vrikshasana)

Parado derecho, estirando la espalda tanto como sea posible, levante las manos y estire. Dobla una pierna por la rodilla y presiona la otra pierna hacia el interior del muslo. El talón se acerca al perineo. En esta posición, se deben realizar 3 inhalaciones y exhalaciones tranquilas, luego repetir con la segunda extremidad.

Este ejercicio fortalece los músculos de las extremidades inferiores y mejora la circulación sanguínea en ellos.

Un conjunto de ejercicios para venas varicosas (video)

Este video proporciona un conjunto especial de ejercicios para las venas varicosas.

Recomendaciones

Con la expansión varicosa, está prohibido realizar ejercicios que impliquen una larga estancia en las piernas o en una asana, una torsión fuerte y una gran carga en las extremidades inferiores.

Debe tenerse en cuenta que un conjunto de ejercicios, la duración y el número de clases deben ser seleccionados por un especialista en yoga competente que pueda evaluar el estado general del cuerpo, así como asesorar al paciente de manera competente sobre todas las características de este tipo de actividad física.

En el nivel inicial, es difícil completar cada ejercicio por completo, por lo que puede usar opciones livianas o herramientas auxiliares improvisadas que un especialista puede aconsejar.

Si experimenta dolor o el más mínimo deterioro en la condición del paciente, debe dejar de practicar yoga inmediatamente y consultar a un flebólogo. También debe consultar a un especialista en yoga para garantizar la corrección de las asanas curativas.

El yoga regular no solo puede mejorar el estado de las venas con venas varicosas, sino que también mejora significativamente el estado general del cuerpo del paciente y su estado de ánimo. Pero lograr los resultados deseados de este tipo de actividad física solo es posible en combinación con el tratamiento médico de un especialista competente, masajes y una nutrición adecuada.

Eficacia del yoga para las venas varicosas

Las venas varicosas son una enfermedad en la cual las venas pierden su elasticidad. Como resultado, se produce deformación. Con un estado saludable de las venas, la circulación sanguínea va al corazón. Pero con una patología en desarrollo, las válvulas se cierran y la sangre se estanca en los vasos. Esto presiona las paredes de las venas y se desarrolla deformación.

Nanovein  Ajenjo de venas varicosas cómo aplicar

La mejor manera de protegerse de una dolencia es mediante la prevención. Por lo tanto, si hay una predisposición a la enfermedad, el yoga con venas varicosas ayudará a mejorar la salud y restaurar los vasos sanguíneos.

Venas y músculos varicosos.

Para la circulación sanguínea, la función de la contracción del tejido muscular es especialmente importante. Con la ayuda de ellos, la sangre sube al músculo cardíaco. Por lo tanto, las personas con un estilo de vida sedentario a menudo sufren de esta enfermedad.

Pero si se mira desde el otro lado, las venas varicosas a menudo se desarrollan con una tensión muscular severa, que debería ocurrir sistemáticamente. En dos casos, el resultado es siempre el mismo: los vasos pierden su elasticidad.

El yoga para las venas varicosas le permite fortalecer el marco muscular y prevenir el desarrollo de la enfermedad al aumentar el tono vascular.

La ventaja del yoga también es el desarrollo del proceso de respiración correcto, que entrena el diafragma, lo que también contribuye al movimiento de la sangre al corazón. El efecto de succión en el área del pecho se ejerce en mayor medida por la inspiración.

Respirar en la versión normal para las clases le permite regular el proceso de retorno de la sangre a través de las venas. Al sincronizar el cambio de posición en las asanas con la respiración, se obtiene la contracción muscular al inhalar y la relajación al exhalar. Como resultado, el progreso de la enfermedad se suspende.

Los detalles de las clases.

El yoga de las venas varicosas es una combinación de prácticas físicas y espirituales que deberían mejorar tanto el espíritu como el cuerpo de una persona. Este es un tipo de búsqueda de equilibrio. Dichos ejercicios no solo ayudan a fortalecer la salud espiritual de una persona, sino que también mejoran el bienestar físico e incluso aumentan la inmunidad.

El yoga afecta los músculos de todo el cuerpo, pero en primer lugar puede fortalecer significativamente los músculos de las extremidades. Como una ventaja adicional: el fortalecimiento de los vasos sanguíneos y el aumento de su elasticidad. Todos los movimientos se realizan sin problemas, rítmicamente. Las cargas aumentan gradualmente.

Para las personas con esta enfermedad, estos ejercicios son más efectivos. Pero debe recordarse que la tensión muscular solo puede agravar el proceso de curación.

Existen varios conjuntos de ejercicios en los que la respiración se normaliza, el tejido muscular se fortalece y el tono de las piernas aumenta. Todos estos factores son necesarios en el proceso de tratamiento y servirán como terapia adicional para las venas varicosas. El yoga está diseñado para todas las edades, pero vale la pena entender que no se debe comenzar con posturas complejas (asanas).

Complejo de ejercicios

Hay una variedad de asanas que pueden ayudar a curar una enfermedad. El yoga y las venas varicosas son conceptos generalmente compatibles, ya que los ejercicios permiten no solo entrenar a cualquier persona con diferente físico y resistencia, sino que también relajan los músculos después del complejo.

Aquí hay una lista de muestra de ejercicios de yoga disponibles contra las venas varicosas:

  1. En una posición de pie (con la espalda recta) en la inspiración, una persona rueda del talón a los pies. En la exhalación, se realiza un movimiento inverso.
  2. A cuatro patas, debe empujar las palmas de la superficie del piso para llevar la pelvis al punto más alto. Las piernas siempre permanecen dobladas por las rodillas. Al exhalar, las extremidades inferiores se enderezan y la persona estira los talones hacia atrás y hacia abajo al mismo tiempo, es decir, hacia la superficie del piso. Luego, nuevamente al inhalar, se doblan en la zona de la rodilla.
  3. Mentir para levantar las piernas ligeramente dobladas por las rodillas. A continuación, la parada se mueve en sentido horario. La repetición de la asana se realiza con un movimiento contra la flecha.
  4. En la misma posición, los brazos y las piernas se extienden paralelos y hacia arriba, y luego sacuden las extremidades, como si les aplastara el agua. La espalda debe permanecer recta.
  5. En la espalda, en el suelo acostado, doble las extremidades inferiores en el área de las articulaciones de la rodilla y sepárelas. Luego jálelo hacia la pelvis y levántelo sobre el piso. Las plantas de los pies se mantienen juntas y las manos en el área sobre el pecho juntas.
  6. En la misma posición, doble con la posterior reproducción de las piernas, tirando de ellas hacia la pelvis. Coloque las palmas sobre su estómago. En la inhalación, debe intentar conectar las rodillas. Al mismo tiempo, trate de no separar los pies, pero al exhalar baje las rodillas con una mayor relajación de toda la musculatura. Repetición – de 10 veces.

Pos complejo

El yoga contra las venas varicosas implica un aumento gradual del estrés. Pero la duración de los ejercicios es de aproximadamente 15 minutos, durante los cuales se realizan 6 asanas.

Cada una de las posturas tiene aproximadamente cinco ciclos de respiración. Aquí está el complejo más accesible para todos:

  • La postura de la mariposa se realiza de esta manera: mientras está sentado, la pierna se dobla por la rodilla. Al mismo tiempo, el pie se acerca al área púbica. La segunda pierna también está doblada. Ella va con el primero en una sola línea. Brazos extendidos hacia adelante. Coloque sus palmas en el piso. Mantén la espalda recta. Cinco respiraciones profundas. luego intercambia las piernas.
  • Baddha konasana se realiza desde una postura de mariposa, apenas comienza a torcer los pies para presionar las piernas contra la superficie del piso tanto como sea posible. Las caderas se despliegan hacia afuera. Pon tus manos sobre ellos.
  • Fortalecimiento de la postura del fuego: sentado, dobla las piernas para que tus pies estén debajo de las articulaciones de la rodilla. Al mismo tiempo, la superficie de las suelas se ve exclusivamente hacia arriba. Inclínese hacia adelante con los dedos en el piso.
  • Respiración tradicional: cinco ciclos. Además, las extremidades inferiores cambiarán en orden y se repetirá.
  • La postura de la cabeza de vaca también se realiza mientras está sentado. Piernas cruzadas: con una rodilla cubres la otra. Los pies están doblados tanto como lo permita su flexibilidad. Brazos en las suelas. La carcasa se desliza hacia adelante suavemente. Debido a su peso, una rodilla se acerca gradualmente a la otra. Debe bajar el cuerpo hasta el momento en que sienta tensión en el área de las articulaciones de la cadera, pero no sentirá dolor. Relaja tus músculos.
  • La pose del héroe se realiza sentado en las piernas de uno con la espalda completamente recta. Se requieren dedos de los pies para continuar la línea glútea. Las manos se levantan. Se realizan los ciclos de respiración prescritos. Luego relaja tus músculos.
  • Pose del héroe mintiendo: de la asana anterior, debes recostarte tan suavemente como lo permitan la velocidad de obturación y la flexibilidad. Respire el número requerido de ciclos y regrese a la posición inicial y relájese.

Ejercicios adicionales

Hay otros ejercicios que tienen alguna connotación de esta práctica. La postura más conocida de este tipo de yoga para las venas varicosas de las piernas es el "abedul", cuando levantas las piernas completamente rectas debajo de una línea recta hasta tal punto que toda la carga descansa sobre los omóplatos, el cuello y los brazos con los que sostienes la columna lumbar.

Realice cualquiera de las asanas a su vez con un "abedul". Se necesitan 20 segundos para una asana y 60 para un abedul.

También puede alternar el "abedul" con otros tipos de asanas del complejo de yoga propuesto anteriormente para las venas varicosas y el edema. Un ejemplo sería la siguiente secuencia: dos asanas y un abedul, las siguientes dos asanas, y nuevamente un abedul. Este enfoque ayuda a eliminar el edema muy rápidamente.

El tercer enfoque es realizar un abedul simultáneamente con dos asanas. En la postura de abedul, tira del abdomen debajo de las costillas (uddiyana bandha) y luego tira de los músculos del piso pélvico (mula bandha). Debe permanecer en esta posición mientras se estire. Tal yoga con venas varicosas de las extremidades inferiores permitirá mejorar rápidamente su salud y tensar los músculos del abdomen y la pelvis.

Pero debes recordar que:

  • Las asanas con posturas de fijación largas no son adecuadas para tal enfermedad;
  • Las asanas en posición sentada, realizadas durante mucho tiempo, empeorarán el flujo sanguíneo y la condición de las venas;
  • Las asanas en los músculos abdominales aumentan la presión.

El tratamiento de las venas varicosas con yoga dará excelentes resultados solo si se combina con el tratamiento tradicional. En este caso, es especialmente importante realizar correctamente las asanas y no sobrecargar los músculos. Aumento de la presión, dolor en los músculos, su lesión es inaceptable en el proceso de hacer ejercicios de yoga para las piernas con venas varicosas.

¿Son aceptables las clases de yoga para las venas varicosas?

Cuando se hace un diagnóstico, muchas personas se preguntan si el yoga puede usarse para las venas varicosas. Esta es la mejor terapia y prevención, si se realiza correctamente y de acuerdo con las capacidades del cuerpo. También debe contactar a un instructor experimentado con este problema.

Esta también será la decisión correcta porque rastreará no solo el rendimiento de los ejercicios, sino también qué asanas particulares debe hacer:

  1. Con un tono muscular excesivamente alto, se necesitan asanas a la tracción. Relajarán y suavizarán los músculos.
  2. El tono débil implica el uso de más ejercicios de fuerza.

Vale la pena entender que cualquier esfuerzo independiente puede conducir al efecto completamente opuesto del yoga y las venas varicosas solo acelerarán su progresión y acelerarán el curso de la enfermedad. Por lo tanto, este tipo de clases no pueden llevarse a cabo sin el conocimiento del médico e instructor que lo atiende.

En el proceso de construcción del complejo, el estado general de la salud humana, sus capacidades, el tono muscular, además de las asanas, también se les asigna un conjunto de procedimientos que juntos darán el resultado necesario.

En el futuro, después de la cura, puede practicar yoga con venas varicosas de manera continua, lo que servirá como una excelente prevención de la enfermedad.

Lagranmasade España