Anatomía clínica de las venas de las extremidades inferiores Texto de un artículo científico en la especialidad – Clínica

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Resumen de un artículo científico en medicina clínica, el autor de un artículo científico es Kaplunova O.A., Shvyrev A.A., Shulgin A.I.

La revisión proporciona datos de la literatura sobre las venas superficiales y profundas de las extremidades inferiores. Se consideran las fuentes, la topografía y los lugares de confluencia de estas venas. Se ilustra la ubicación de las venas principales. Se presentan datos sobre posibles variantes y anomalías de venas superficiales y profundas. Se presta especial atención a las venas perforantes.

Temas similares del trabajo científico en medicina clínica, el autor del trabajo científico es Kaplunova O.A., Shvyrev A.A., Shulgin A.I.

Anatomía clínica de venas de las extremidades inferiores

En la revisión se citan las publicaciones de literatura sobre las venas superficiales y profundas de las extremidades inferiores. Se consideran fuentes, topografía y lugares de confluencia de estas venas. Se ilustra la disposición de las venas básicas. Se presentan datos sobre posibles variantes y anomalías de venas superficiales y profundas. Se presta especial atención a las venas perforantes.

El texto del trabajo científico sobre el tema "Anatomía clínica de las venas de las extremidades inferiores"

O.A. Kaplunova, A.A. Shvyrev, A.I. Shulgin

ANATOMIA CLINICA DE VEHICULOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Universidad Estatal de Medicina de Rostov, Departamento de Anatomía Normal de Rusia, 344022, Rostov-on-Don, 29, Nakhichevan Lane. Correo electrónico: kaplunova @ bk.ru

La revisión proporciona datos de la literatura sobre las venas superficiales y profundas de las extremidades inferiores. Se consideran las fuentes, la topografía y los lugares de confluencia de estas venas. Se ilustra la ubicación de las venas principales. Se presentan datos sobre posibles variantes y anomalías de venas superficiales y profundas. Se presta especial atención a las venas perforantes.

Palabras clave: venas, miembro inferior.

OA Kaplunova, AA Shvyrev, AI Shulgin

Anatomía clínica de venas de las extremidades inferiores

Universidad Estatal de Medicina de Rostov, Departamento de Anatomía General 29 Nakhichevansky st., Rostov-on-Don, 344022, Rusia. Correo electrónico: kaplunova @ bk.ru

En la revisión se citan las publicaciones de literatura sobre las venas superficiales y profundas de las extremidades inferiores. Se consideran fuentes, topografía y lugares de confluencia de estas venas. Se ilustra la disposición de las venas básicas. Se presentan datos sobre posibles variantes y anomalías de venas superficiales y profundas. Se presta especial atención a las venas perforantes. Palabras clave: venas, miembros inferiores.

Recientemente, ha aumentado el interés en el estudio de los vasos venosos de las extremidades inferiores en relación con las demandas de la cirugía vascular y el diagnóstico por ultrasonido. Sin embargo, la información sobre la anatomía de las venas de las extremidades inferiores, disponible en la literatura científica moderna, es extremadamente escasa. Los libros de texto sobre anatomía del siglo pasado están bien ilustrados, pero contienen información contradictoria sobre las venas de las extremidades inferiores. En las ayudas didácticas modernas, dada la variabilidad de las venas de las extremidades inferiores, la información sobre ellas se simplifica extremadamente, según la nomenclatura anatómica. La nomenclatura anatómica de las venas de las extremidades inferiores [1] dejó de satisfacer a los especialistas en el trabajo diario y se convirtió en un obstáculo para la comprensión con colegas extranjeros. Algunos términos utilizados por los cirujanos vasculares y los médicos de ultrasonido también necesitan aclaración. Es necesario sistematizar la información disponible sobre la anatomía clínica de las venas de las extremidades inferiores.

Según los datos presentados en los libros de texto modernos sobre anatomía 4, se distinguen las venas superficiales y profundas de la extremidad inferior, interconectadas por una gran cantidad de anastomosis. Venas superficiales de la extremidad inferior: una gran vena safena que fluye hacia la vena femoral y una pequeña vena safena que fluye hacia la vena poplítea. Venas profundas de la extremidad inferior emparejadas en el pie, piernas

ni, sino una vena poplítea profunda del muslo y una vena femoral.

Las venas superficiales de la extremidad inferior comienzan desde los plexos venosos de los dedos con las venas de los dedos posteriores que fluyen hacia la red venosa dorsal del pie. La red venosa dorsal se anastomosis con el arco venoso dorsal, desde cuyos bordes comienzan las venas marginales [5]. La continuación de la vena marginal medial es una vena safena grande, y la vena marginal lateral es una vena safena pequeña (Fig. 1). El arco venoso posterior forma las venas tibiales anteriores.

Las venas de la parte posterior del pie y la suela se anastomosan entre sí. Entonces, las venas digitales posteriores y plantares están conectadas por venas perforantes interdigitales. En la superficie plantar del pie, se encuentra la red venosa safena plantar, desde la cual la sangre fluye hacia el arco plantar superficial y luego hacia las venas marginales. Las venas profundas de la parte posterior del pie y la planta del pie se ubican junto con las mismas arterias, acompañándolas en pares. Entre ellas están las venas de los dedos plantares, luego las venas metatarsianas plantares que fluyen hacia el arco venoso plantar profundo. Desde este arco a lo largo de las venas plantares medial y lateral ubicadas en las ranuras del mismo nombre, la sangre fluye hacia las venas tibiales posteriores 7.

Fig. 1. Venas superficiales de la parte inferior de la pierna (según V. Shpaltegolts [7], según enmendada):

1 – vena safena grande del pie, 2 – arco venoso dorsal del pie, 3 – extensión femoral de la vena safena pequeña del pie, 4 – rama de conexión a las venas profundas, 5 – vena safena pequeña del pie, 6 – red venosa de la parte posterior del pie, 7 – vena marginal lateral , 8 – la conexión entre las venas safenas grandes y pequeñas de la pierna, 9 – la vena de Leonardo da Vinci,

10 – vena anterior de la parte inferior de la pierna.

Venas superficiales de la parte inferior de la pierna y los muslos.

La gran vena safena de la pierna (BPV) es una continuación de la vena marginal medial. La gran vena safena se encuentra a 2,5-3 cm delante del tobillo medial, pasa a lo largo del lado interno de la pierna, detrás del cóndilo medial del fémur, fuera del músculo sastre. En la fisura safena (fosa oval) fluye hacia la vena femoral (Fig. 2).

La entrada más constante y clínicamente importante de BPV es Viena Leonardo da Vinci, Leonardo da Vinci [5]. Esta vena se encuentra en la parte inferior de la pierna medial al BPV (Fig. 1). Viena Leonardo da Vinci es notable por el hecho de que es en él, y no en el tronco del BPV, donde fluye la mayoría de las venas perforantes de la superficie medial de la tibia.

Las venas de la red venosa calcánea, las venas safenas de la parte inferior de la pierna y el muslo, las venas de los huesos del pie, la parte inferior de la pierna y el muslo, así como la rama de conexión de la vena safena pequeña, ingresan a la vena safena grande de la pierna. Entonces, la vena safena extra posterior de la pierna, v. saphena accessoria posterior se forma a partir de las venas safenas de las superficies medial y posterior del muslo [5, 6], corre paralela a la vena safena grande y fluye hacia ella (Fig. 2). El extremo distal de la vena safena adicional se puede anastomosar con la vena safena pequeña.

La vena safena adicional anterior del fémur comienza desde la red venosa de la superficie anterolateral del tercio inferior del muslo, cruza el triángulo femoral a continuación y fluye hacia el UCV (Fig. 2). Hay varias opciones

confluencia de la vena extra safena anterior. Puede fluir hacia el arco de la vena safena, hacia la vena femoral debajo o por encima del arco del BPV, o hacia la entrada del arco del BPV.

Según algunos autores [8, 9], las venas safenas accesorias lateral y medial que fluyen hacia el BPV pueden causar venas varicosas repetidas. Obviamente, estos autores se refieren a las venas safenas extra grandes anteriores y posteriores.

En la vena safena grande, antes de fluir hacia la vena femoral, las entradas perigastinales (venas safenas de los genitales externos y la pared abdominal anterior) fluyen [3, 4, 7]: venas genitales externas, venas superficiales que rodean el ilion, venas epigástricas superficiales, venas dorsales superficiales de los genitales. miembro (clítoris), venas escrotales superficiales (labiales) (Fig. 2).

Las entradas perinatales en el 25% de los casos pueden fluir hacia la vena femoral, hacia el ángulo safenofemoral y hacia la vena safena adicional [5]. Si las entradas casi inguinales fluyen hacia la vena femoral desde el costado, entonces el cirujano puede notar el lugar de la infusión con una incisión lo suficientemente grande. La identificación del sitio de confluencia puede ser difícil si las entradas peri-inguinales fluyen hacia la vena femoral por encima del arco de la vena safena o hacia la vena safena adicional, a veces perforando la fascia ancha, es decir. fuera del campo de visión del cirujano, o en el ángulo saffenofemoral, acercándose detrás de la gran vena safena.

La pequeña vena safena de la pierna (MPV) es una continuación de la vena marginal lateral. Se encuentra en la superficie posterior de la pierna, detrás del tobillo lateral, a lo largo del borde exterior del tendón de Aquiles. En el tercio superior de la pierna, la pequeña vena safena de la pierna se encuentra en el surco entre las cabezas del músculo de la pantorrilla. Desde la mitad de la tibia, la vena pasa por el canal fascial de Pirogov y se profundiza en la fosa poplítea [2-4, 10].

En la fosa poplítea, el MPV se divide en dos troncos, uno de los cuales fluye hacia la vena poplítea, y el otro va más hacia arriba y se abre en la parte inicial de la vena femoral profunda [11]. El MPV a veces fluye hacia la rama de la vena femoral, hacia las venas de la rodilla e incluso hacia el BPV. La extensión femoral del MPV o la entrada superior (flujo) del MPV se encuentra en la superficie posterior del muslo (Fig. 3). La extensión femoral del MPV está conectada a la vena poplítea por la anastomosis safenopoplítea (SPS). Existen las siguientes variantes más comunes del departamento terminal de MPV [12]:

Fig. 2. Venas superficiales del muslo (según V. Shpaltegolts [7], según enmendado):

1 – vena superficial alrededor del ilion,

2 – vena epigástrica superficial,

3 – vena femoral,

4 – vena genital externa,

5 – vena safena adicional posterior,

6 – vena medial, que envuelve el muslo,

7 – una gran vena safena de la pierna,

8 – vena safena adicional de la pierna,

9 – vena lateral, que envuelve el muslo,

10 – vena safena adicional frontal.

1. El MPV se conecta a la vena poplítea en la fosa poplítea con la anastomosis safenopoplítea y a las venas profundas en un nivel más alto a través de la extensión femoral del MPV o la vena Giacomini.

Nanovein  Operación de varices en las piernas.

2. El MPV continúa más alto como una extensión femoral o vena de Giacomini, pero también se comunica con la vena poplítea a través de una delgada vena "anastomótica".

3. El MPV puede no tener conexiones venosas profundas y continuar proximal a la extensión femoral o la vena Giacomini.

En 1873, Giacomini Carlo, Giacomini Carlo, describió una vena, que es una continuación del MPV en el muslo y con mayor frecuencia se fusiona con el WPV (Fig. 3). La anatomía de la extensión femoral de la MPV se confirmó por ultrasonido 15. La parte distal de la extensión femoral se reconoce por ultrasonido por su ubicación en el lecho triangular entre el músculo semitendinoso, la cabeza larga del bíceps femoral y la fascia superficial ubicada por encima del surco intermuscular.

Fig. 3. La confluencia de las venas superficiales de la extremidad inferior (según Georgiev M. et a1. [15]:

1 – vena femoral,

2 – la entrada de la vena de Giacomini en la vena femoral,

3 – el flujo de la vena de Giacomini en la vena safena grande,

4 – entrada alta de la pequeña vena safena de la pierna en la vena poplítea,

5 – una gran vena safena de la pierna,

6 – anastomosis safenopoplítea,

7 – bajo lugar de flujo de la pequeña vena safena de la pierna hacia la vena gastrocnemio,

8 – vena de ternera,

9 – la entrada de la vena de Giacomini en la entrada de la vena ilíaca interna,

10 – Viena Giacomini,

11 – vena poplítea,

12 – pequeña vena safena de la pierna.

Según [17], hay 4 opciones para la continuación femoral de la MPV (Fig. 3), que:

1. continúa en la región glútea con un solo tronco o se divide en varias ramas ubicadas a diferentes profundidades;

2. fluye hacia la vena femoral profunda como un perforante posterior de la cadera;

3. se divide en varias ramas musculares o subcutáneas a lo largo de la superficie posterior del muslo;

4. se conecta a la vena safena: la vena posterior, la envoltura del muslo, que fluye hacia el BPV en el tercio medio del muslo.

Este complejo de venas: la extensión femoral del MPV y la vena posterior que rodea el muslo, se llama vena G-acomini.

Venas profundas de la parte inferior de la pierna y los muslos.

Las venas que drenan los grupos anterior, posterior y lateral de los músculos tibiales se encuentran en los lechos fasciales correspondientes de la tibia [18]. El grupo anterior de los músculos de las piernas es drenado por las venas tibiales anteriores, que reciben todos los vasos venosos musculares del lecho fascial anterior. A través de la abertura en el tabique interóseo, las venas tibiales anteriores penetran en el lecho fascial posterior y fluyen hacia la vena poplítea. Las venas tibiales posteriores son un colector de numerosos afluentes musculares del lecho fascial posterior de la parte inferior de la pierna. Estas venas fluyen hacia la vena poplítea. Las venas peroneas se encuentran en el lecho fascial lateral de la parte inferior de la pierna, detrás y medial al peroné. En el tercio superior de la tibia, las venas fibulares fluyen hacia las venas tibiales posteriores.

Además de las venas principales de la parte inferior de la pierna, que se extienden en las tres camas fasciales de la parte inferior de la pierna y forman la vena poplítea, el lecho venoso está representado por tres pares más de las llamadas venas surales: las venas de la pantorrilla y las venas del músculo alcanfor [19, 20]. Las venas gastrocnemias medial y lateral llevan a cabo la salida de sangre de las cabezas del músculo gastrocnemio y fluyen hacia la vena poplítea debajo de la anastomosis safenopoplítea, o por una anastomosis común con MPV en la vena poplítea, o cada una en la anastomosis safenopoplita.

Las venas del músculo sóleo pueden representar entradas de las venas peroneas o fluir independientemente a la sección distal de la vena poplítea [21, 22].

Las venas surales tienen un diámetro grande, paredes delgadas y abundantes conexiones con las venas intramusculares y el sistema venoso superficial de la parte inferior de la pierna. Estas venas son un enlace importante en el flujo sanguíneo venoso y un elemento de la bomba venosa muscular de la parte inferior de la pierna [5, 23]. En 1956, Bs ^ N., Soskey B. [24] propuso el término "senos venosos de la parte inferior de la pierna" para estas venas.

Por lo tanto, se pueden distinguir 6 pares de venas profundas bastante grandes y de constante aparición que llevan a cabo la función principal del flujo sanguíneo: las venas tibial anterior, tibial posterior, fibular, gastrocnemio medial, pantorrilla lateral y sóleo [19] en la parte inferior de la pierna.

La vena poplítea está formada por la fusión de las venas profundas de la parte inferior de la pierna. Las venas tibiales anterior y posterior están conectadas en el canal tobillo-poplíteo en la vena poplítea. La vena poplítea toma venas emparejadas de la articulación de la rodilla, las venas surales y el MPV. Por encima de la abertura inferior del canal aductor (femoral-poplíteo), la vena poplítea continúa hacia la vena femoral. Al lado de la arteria poplítea se encuentran las venas de pequeño diámetro del compañero de la arteria poplítea, u.soshyash ayepae rorheaea, formando un plexo alrededor de la arteria poplítea y fluyendo hacia la vena poplítea. Alrededor de la arteria femoral también hay un plexo similar de las venas compañeras de la arteria femoral, v. Soshyash ayepae echina K8, que fluye hacia la vena femoral [5, 6].

La vena femoral es una continuación directa hacia arriba de la vena poplítea 4. En el canal aductor (femoral-poplíteo), se encuentra detrás y parcialmente lateral a la arteria femoral; En la parte superior de este canal, la vena femoral se encuentra detrás de la arteria femoral y en la región de la fosa ovalada del fémur, medialmente desde la arteria, directamente cerca de ella (Fig. 4). El BPV fluye desde el frente hacia la vena femoral, desde la parte posterior, la vena profunda del muslo (4-12 cm distal al ligamento inguinal) y desde los lados, las venas que rodean el fémur.

Fig. 4. Venas profundas de la superficie anterior del muslo (según V. Shpaltegolts [7], según enmendado):

1 – vena profunda alrededor del ilion,

2 – arteria ilíaca externa,

3 – vena ilíaca externa,

4 – vena epigástrica inferior,

5 – vena obstructiva,

6 – vena medial alrededor del fémur,

7 – una gran vena safena de la pierna,

8 – vena muscular,

9 – vena femoral,

10 – venas que acompañan a la arteria femoral (en la gallina compañera),

11, 12 – arteria femoral,

13 – arteria lateral alrededor del fémur,

14 – vena lateral, que envuelve el fémur,

15 – vena profunda del muslo,

16 – perforación de la vena.

Las venas profundas del muslo generalmente acompañan a las arterias del mismo nombre en pares; sin embargo, algunas excepciones se observan aquí [5, 7]. Entonces, por ejemplo, la vena profunda del muslo, U. rgs ^ y ^ a £ esop8 son un solo tronco, y sus afluentes están emparejados. Las venas perforantes fluyen hacia la vena femoral, yy.regYugaPez, entre las cuales hay venas individuales y pareadas. Las venas perforantes acompañan a las arterias del mismo nombre; están interconectados por ramas ubicadas en la superficie posterior del músculo aductor grande; Además, las venas perforantes se comunican con las venas mediales que rodean el fémur, con las venas glúteas inferiores y la vena safena. Como resultado, se forma una cadena continua de colaterales venosas a lo largo del muslo, por

que conectan las ramas de las venas ilíacas poplítea e interna. Esta cadena contiene venas mediales y laterales que rodean el fémur, las venas poplíteas y perforantes (Fig. 5). Las venas mediales que rodean el fémur acompañan a la arteria del mismo nombre, ubicada en la superficie posterior del músculo aductor grande. Anteriormente, las entradas de estas venas se comunican con la vena obstructiva. Las venas laterales que rodean el fémur vienen con la arteria del mismo nombre, conectada a las venas mediales que rodean el fémur y con las ramas de las venas glúteas.

La vena femoral pasa a la laguna vascular debajo del ligamento inguinal y pasa a la vena ilíaca externa.

Fig. 5. Venas profundas del muslo posterior (según V. Shpaltegolts [7], según enmendado):

1 – nervio ciático,

2 – la primera vena perforante,

3 – la segunda vena perforante,

4 – vena glútea superior,

5 – vena glútea inferior,

6 – vena genital interna,

7 – vena medial alrededor del fémur,

8 – vena muscular,

9 – rama de la pequeña vena safena de la pierna a la vena profunda del muslo,

10 – anastomosis safenopoplítea,

11 – vena poplítea,

12 – venas que acompañan a la arteria poplítea (en la gallina compañera),

13 – pequeña vena safena de la pierna.

Venas comunicativas y perforantes de las extremidades inferiores.

Las venas superficiales y profundas, principalmente la tibia, conectan las venas perforantes, yy.regYugaPez. Las válvulas ubicadas en ellas impiden el flujo de sangre de las venas profundas a las superficiales.

Se utiliza una amplia variedad de términos en la literatura para la designación de vasos que conectan los sistemas de venas superficiales y profundas. Se llaman ligantes [24], perforación [25], comunicación [26]. Los términos venas "perforantes" y "comunicativas" son más comunes que otros.

Las venas comunicantes conectan las entradas de sistemas venosos superficiales o profundos entre sí, es decir no perforan su propia fascia del muslo o la parte inferior de la pierna.

Las venas perforantes perforan la fascia de la tibia y conectan las venas superficiales con las profundas [22, 27, 28]. Las venas perforantes a veces se secretan en el tercer sistema venoso (junto con las superficiales y profundas). La falla de las válvulas venosas perforantes conduce al desarrollo de enfermedades varicosas y post-tromboflebíticas, por lo tanto, durante el tratamiento quirúrgico, estas venas deben ser ligadas [29].

Las venas perforantes son rectas cuando conectan directamente las venas superficiales con las profundas, e indirectas, si conectan la vena safena con una vena muscular, que, a su vez, se comunica directa o indirectamente con la vena principal profunda. El número total de venas perforantes alcanza 150-200 30. Al mismo tiempo, solo algunas de ellas tienen importancia clínica. Los perforantes indirectos son menos importantes en flebohemodinámica que los directos.

En la práctica clínica, las designaciones de venas perforantes a menudo se usan con el nombre de los autores que describieron estas venas (perforantes de Kokket, Dodd, Boyd, etc.). Sin embargo, de acuerdo con las recomendaciones del Consenso del Consejo Internacional de Flebología [12], es preferible utilizar términos que describan la localización de las venas, ya que el uso de los nombres de los autores no siempre es correcto.

Se distinguen las venas perforantes del pie, la parte inferior de la pierna, la región de la rodilla y el muslo, que se agrupan de acuerdo con el principio topográfico [33, 34].

Las venas perforantes del pie se dividen en perforantes dorsales, mediales, laterales y plantares. Las venas perforantes del tobillo incluyen perforadores medial, lateral y anterior.

Shin perforantes se dividen en 4 grupos principales [19]:

1. El grupo medial de venas perforantes de la parte inferior de la pierna (perforantes directos).

– Los perforantes tibiales posteriores (venas perforantes del Kokket) – ubicados en el tercio medio e inferior de la pierna. Estos perforantes conectan la rama posterior del BPV (la vena de Leonardo da Vinci) con las venas tibiales posteriores. La localización de las venas perforantes de Kokket generalmente se indica en centímetros, midiendo la distancia desde la superficie plantar del pie.

– Los perforantes paratibiales se encuentran en la superficie medial de la tibia e incluyen las venas perforantes Sherman en el tercio medio e inferior de la pierna y los perforantes de Boyd en el tercio superior de la pierna.

Nanovein  Métodos para tratar las arañas vasculares en las piernas.

– La vena perforante de Sherman se encuentra en el borde del tercio medio y superior de la tibia, conecta la rama posterior del BPV (vena de Leonardo da Vinci) con las venas tibiales posteriores o los plexos musculares de la tibia.

– La vena perforante de Boyd se encuentra en el tercio superior de la pierna, a unos 10 cm por debajo de la articulación de la rodilla, conecta la vena safena grande con las venas tibiales posteriores o los plexos musculares de la pierna.

2. El grupo frontal de venas perforantes de la pierna.

Los perforadores anteriores de la tibia penetran

fascia tibial anterior y conectar los afluentes anteriores del BPV con las venas tibiales anteriores.

3. El grupo lateral de venas perforantes de la parte inferior de la pierna.

Los perforantes laterales conectan las venas del plexo venoso safeno lateral con las venas fibulares. Por lo general, hay 3-4 de ellos.

4. El grupo posterior de venas perforantes de la parte inferior de la pierna (perforantes indirectos).

Los perforantes indirectos conectan las venas de los músculos pez plano y gastrocnemio con la pequeña vena safena [19]. Se distinguen los perforantes de la pantorrilla medial en la superficie medial de la tibia, los perforantes de la pantorrilla lateral en la superficie lateral de la tibia, los perforantes en forma de pez plano que conectan el MPV con las venas del sóleo (pueden perforar en el tercio medio de la tibia) y los perforantes cerca del tendón de Aquiles (conectando las venas perforantes con pequeños Bassi). Las venas perforantes esquemáticas de la pierna se muestran en la Fig. 6)

Fig. 6. Venas perforantes de la parte inferior de la pierna (según VP Kulikov et al. [19], 2007):

1 – vena poplítea, 2 – vena safena grande, 3 – vena safena pequeña, 4 – venas tibiales posteriores, 5 – venas tibiales anteriores, 6 – perforante Boyd, 7 – perforante Sherman, 8 – perforante Coquette III (18 cm), 9 – perforante de Kokket II (14 cm), 10 – perforante Kokket I (7 cm), 11 – mayo perforante, 12 – Bassi perforante (12 cm), 13 – Bassi perforante (5 cm), 14 – rama posterior de BPV (Viena Leonardo da Vinci)

Los perforadores de la región de la rodilla se dividen en perforadores medial y lateral de la rodilla, perforadores suprapatelar e infrapatelar y perforadores de la fosa poplítea. Uno de los afluentes del MPV merece una descripción separada: la llamada "vena perforante de la fosa poplítea", que fue descrita por primera vez por Dodd. Esta vena corre a lo largo de la parte posterior de la parte inferior de la pierna y la región poplítea, a veces en paralelo.

MPV, y generalmente forma una anastomosis separada con la vena poplítea, ubicada, por regla general, lateralmente desde la anastomosis safenopoplítea [35, 36].

Las venas femorales perforantes se agrupan según su ubicación [19]. En la superficie medial del muslo hay perforantes del canal femoral (anteriormente perforantes Dodd) y perforantes inguinales que conectan el BPV o sus tributarios con la vena femoral. En

superficie anterior del muslo: perforantes del muslo anterior que perforan los cuádriceps. Las venas perforantes laterales atraviesan los músculos laterales del muslo. Los perforadores femorales posteriores se dividen en los perforadores mediales anteriores que perforan el músculo aductor, los perforadores ciáticos ubicados a lo largo de la línea media a lo largo de la superficie posterior del muslo, los perforadores terales posteriores que perforan el bíceps femoral y el músculo semitendinoso (perforador de corte) y los perforadores genitales externos. Los perforadores de los músculos glúteos se dividen en superior, medio e inferior.

Opciones y anomalías de las venas de las extremidades inferiores.

La mayoría de las venas acompañan a las arterias del mismo nombre, en estos casos, las variantes de la vena corresponden a las variantes arteriales [37].

Las venas varían más a menudo que las arterias [5, 22, 38-41]. Según estos autores, se encuentran las siguientes opciones y anormalidades de las venas, que son de gran importancia en el diagnóstico de trombosis:

– La gran vena safena de la pierna puede tener un diámetro muy pequeño, puede duplicarse, muy raramente –

triplicado Entre las variantes de sus afluentes se encuentran una vena safena adicional del fémur, la vena safena anterior.

– La vena poplítea es a veces doble, y sus conexiones intervenosas forman varias islas.

– Duplicación de la vena femoral.

– Hipoplasia de la vena femoral. Con esta anomalía, el sistema venoso de la región gastrocnemio es drenado por la megafila safena ubicada en la superficie anterolateral de la extremidad inferior y se conecta a la vena femoral a través del arco de la vena safena, así como a la vena ilíaca interna a través de la vena profunda que rodea el fémur o la vena obstructiva.

Por lo tanto, en base al análisis de los datos de la literatura dedicados al estudio de las venas de las extremidades inferiores, es necesario observar la escasez y la inconsistencia de la información sobre la morfología y la topografía de las venas superficiales y profundas. En la literatura disponible para nosotros no hay una idea clara de las variantes clínicamente más significativas de las venas superficiales y profundas, el material ilustrativo es extremadamente insuficiente.

1. Terminología anatómica internacional. Ed. L.L. Kolesnikova. – M.: Medicine, 2003 .– 424 p.

2. Peso M.G., Lysenkov N.K., Bushkovich V.I. Anatomia humana 10ª ed., Rev. y agregar. – San Petersburgo: Hipócrates, 1997. -704 p.

3. Anatomía humana. En 2 volúmenes. Tema 2. Ed. Académico de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, Prof. M.R. Sapina Ed. 3er. – M.: Medicina, 1996 – 560 p.

4. Gaivoronsky I.V. Anatomía humana normal. T. 1: Libro de texto para la miel. universidades – SPb: Especial. Lit., 2000 .– 560 s.

5. Gray H. Anatomía del cuerpo humano. – Filadelfia: Lea y Febiger, 1918. – 1396 p.

6. Waldeyer A., ​​Mayet A. Anatomía humana: para estudiantes y Doctores mostrados Según systemat., Topografía. U. Pract. Puntos de vista V.1 – Berlín; Nueva York: de Gruyter, 1987. -494 s.

7. Shpaltegolts V. Atlas sobre anatomía humana. En 2 partes. -M.: Imprenta I.N. Kushnereva, 1901-1906. – 899 s.

8. Garner JP, Heppell PS, Leopold PW La vena safena accesoria lateral – una causa común de venas varicosas recurrentes // Ann R Coll Surg Engl. – 2003. – № 85 (6). – P. 389-392.

9. Kurkcuoglu A., Peker T., Gulekon N. Investigación anatómica, radiológica e histológica de las venas safenas grandes y pequeñas // Saudi Med J. – 2008. – №29 (5). – P. 672-677.

10. Caggiati A. Relaciones fasciales de la vena safena corta // J Vasc Surg. – 2001. – № 34 (2). – P. 241-246.

11. Barberini F., Cavallini A., Caggiati A. La extensión del muslo de la vena safena pequeña: una hipótesis sobre su importancia, basada en informes morfológicos, embriológicos y anatomo comparativos // Ital J Anat Embryol. – 2006. – №111 (4). – P. 187-198.

12. Cavezzi A., Labropoulos N., Partsch H. et al. Investigación por ultrasonido dúplex de las venas en la enfermedad venosa crónica de las extremidades inferiores – Documento de consenso VIP. Parte II. Anatomía // Eur. J. Vasc. Endovasc. Surg. – 2006. – № 31 – p. 288-299.

13. Hoffman HM, arena de polvo G. Las condiciones de flujo venoso del tríceps surae // Músculo de flebología. – 1991. – № 20. -P. 164-168.

14. Georgiev M. La vena femoropoplítea. Ultrasonido anatómico, diagnóstico y cirugía de oficina // Dermatol. Surg. – 1996. – № 22. -P. 57-62.

15. Georgiev M., Myers KA, Belcaro G. La extensión del muslo de la vena safena menor: de las observaciones de Giacomimi

a imágenes de ultrasonido // J. Vasc. Surg. – 2003. – № 37. -P. 558-563.

16. Delis KT, Swan M., Crane JS et al. La vena de Giacomini como conducto autólogo en la reconstrucción arterial infrainguinal // J Vasc Surg. – 2004. – № 40 (3). – P. 578-581.

17. Gillot C. La extensión axial posterior de la pequeña vena safena. Estudio anatomico. Consideraciones funcionales Interés patológico // Flebología. – 2000. – № 53. – P. 295-325.

18. Cirugía quirúrgica y anatomía topográfica. Ed. V.V. Kovanova. – M .: Medicina, 1978.- 416 p.

19. Kulikov V.P. Diagnóstico ecográfico de enfermedades vasculares. Ed. V.P. Kulikova – M.: LLC Firma STROM, 2007. – 612 p.

20. Aragao JA, Reis FP, Pitta GB et al. Estudio anatómico de la red venosa gastrocnemio y propuesta de clasificación de las venas // Eur J Vasc Endovasc Surg. – 2006. – № 31 (4). -PAG. 439-442.

21. Shevchenko Yu.L., Stoyko Yu.M., Shaydakov E.V. y otras características anatómicas y fisiológicas de los senos venosos musculares de la parte inferior de la pierna // Angiología y cirugía vascular. – 2000. – No. 6 (1).

22. Savelyev V.S. Flebología: una guía para médicos. -M.: Medicina, 2001 .– 664 p.

23. Dodd H., Cockett F. La patología y la cirugía de las venas del miembro inferior. – Londres, 1956. – 255 p.

24. Dumpe E.P., Ukhov Yu.I., Schwalb P.G. Fisiología y patología de la circulación venosa de las extremidades inferiores. – M .: Medicina, 1982. -168 p.

25. Revskoy A.K., Zhuraev T.Zh. Síndrome post tromboflebítico de las extremidades inferiores. – Tomsk: Ed. Tomsk University, 1980. – 160 p.

26. Kharkhuta A.F. Venas varicosas de las extremidades inferiores. -M .: Medicina, 1966. – 140 p.

27. Novikov Yu.V. Diagnóstico clínico por ultrasonido de la patología de las venas de las extremidades inferiores. – Kostroma: DiAr, 1999. -72 p.

28. Churikov D.A., Kirienko A.I. Diagnóstico ecográfico de enfermedades venosas. – M.: Camada, 2006 .– 96 s.

29. Krnic A, Vucic N, Sucic Z. Correlación de la incompetencia de la vena perforante con el grado de gran insuficiencia safena: estudio de corte transversal // Croat Med J. – 2005. – № 46 (2). – P. 245-251.

30. Kostromov P.A. Venas comunicativas de las extremidades inferiores y su importancia en la patogénesis de las venas varicosas // Práctica médica. – 1951. – No. 1. – C. 33-38.

31. Tibbs D. Venas varicosas y trastornos relacionados. – Butterworth Heinemann, 1997. – 576 p.

32. Liskutin J., Dorffiner R., Mostbeck GH Doppler venoso dúplex y técnicas de imagen Doppler color Doppler dúplex y color del sistema venoso. Ed. Por Mostbeck GH – Springe, 2003. – P. 19-34.

33. Van Limborgh J., Hage EW Características anatómicas de las venas perforantes de la pierna que con frecuencia o con poca frecuencia se vuelven incompetentes. En: May R., partsch H., Staubes y J., eds. Venas perforantes. – Munchen: Urban y Schwarzenberg, 1981. -P. 49-59.

34. Caggiati A., Ricci S. El largo compartimento de la vena safena // Flebología. – 1997. – № 12. – P. 107-111.

35. Dodd H. Venas varicosas persistentes con especial referencia a los afluentes varicosos de las venas femorales y poplíteas superficiales // Proc. R. Soc. Medicina. – 1958. – № 51. – P. 817-820.

36. Dodd H. Los afluentes varicosos de la vena poplítea // Proc. R. Soc. Medicina. – 1964. – № 57. – P. 394-396.

37. Dorokhov R.N., Bubnenkova O.M. Asimetría del cuerpo, su característica y corrección. // Niños, deportes, salud (número 5). – Smolensk: SGAFKSiT, 2009 .– C. 46-56.

38. Ivanov GF Fundamentos de la anatomía humana normal. T. 2.-M .: Medgiz, 1949 .– 696 p.

39. Blanchmezon F., Grenaeus F. Atlas de anatomía de las venas superficiales de la extremidad inferior: anastomosis safenopoplítea. -M .: Servier Pharmaceutical Group, 2000. – 48 p.

40. Quinlan DJ, Alikhan R., Gishen P. et al. Variaciones en la anatomía venosa de las extremidades inferiores: implicaciones para el diagnóstico de trombosis venosa profunda en EE. UU. // Radiología. – 2003. – №228 (2). – P. 443-448.

41. Kiriyenko A.I., Koshkina V.M., Bogacheva V.Yu. Angiología ambulatoria. Una guía para médicos. – M .: Litter Publishing House, 2007 .– 328 p.

Lagranmasade España