¿Pueden las mujeres embarazadas volar en un avión

¿Pueden las mujeres embarazadas volar en un avión? La respuesta clara es sí. Una mujer embarazada no está enferma ni discapacitada, simplemente está en un estado del cuerpo un poco más especial que otras personas. Esto la obliga a cumplir con ciertas reglas de sueño, nutrición y actividad física, pero no le prohíbe usar ciertos beneficios de la humanidad. Lo principal es abordar cualquier problema con prudencia y observar la precaución adecuada.

Antes del vuelo, no es superfluo consultar con su médico, quien conoce todas las características de su cuerpo y las enfermedades existentes. La opción ideal es la media de oro, es decir, el tiempo es entre el primer trimestre y 2-3 meses antes del parto. En ausencia de enfermedades graves o enfermedades crónicas, propensas a exacerbaciones frecuentes, nadie puede prohibirle viajar en avión (excepto su médico, por supuesto). Incluso si tiene contraindicaciones para los vuelos, siempre hay una opción en forma de viaje en tren o en un automóvil común.

¡Las varices se eliminan fácilmente sin cirugía! Para esto, muchos europeos usan Nanovein. Según los flebólogos, ¡este es el método más rápido y efectivo para eliminar las venas varicosas!

Nanovein es un gel peptídico para tratar las venas varicosas. Es absolutamente efectivo en cualquier etapa de la manifestación de las venas varicosas. La composición del gel incluye 25 componentes curativos exclusivamente naturales. En solo 30 días de usar este medicamento, puede deshacerse no solo de los síntomas de las venas varicosas, sino también eliminar las consecuencias y la causa de su aparición, así como prevenir el desarrollo de la patología.

Puede comprar Nanovein en el sitio web del fabricante.

Duración: cuándo, dónde y por qué.

Existe la opinión de que los vuelos a las mujeres en el primer trimestre están estrictamente contraindicados, ya que pueden provocar malformaciones en el niño. En el peor de los casos, la madre puede incluso enfrentar un aborto espontáneo. Desafortunadamente, no hay datos confiables que confirmen o refuten esta opinión. Sin embargo, no será superfluo ir a lo seguro, ya que en las primeras etapas hay una organogénesis activa, es decir, la colocación de órganos y sistemas del feto. Y cualquier influencia del exterior realmente puede afectarlo, causando anomalías en el desarrollo.

Planifique su viaje con anticipación, pero mejor: reprograme

El único período que es la razón para rechazar un vuelo es más de 36-37 semanas, cuando el cuerpo de una mujer comienza a prepararse gradualmente para el parto. Y dado que volar en un avión no es solo una carga física, sino también psicoemocional, puede provocar un parto prematuro. Por lo tanto, si su plazo se ha ido al extranjero en 36 semanas, use cualquier otro transporte o espere un momento con el viaje.

Si su término excede el umbral de 30 semanas, los vuelos no están contraindicados para usted, pero debe tener una tarjeta de cambio con documentos sobre su término y estado de salud que le permita viajar en avión. La aerolínea también se reserva el derecho de eximirse de responsabilidad por su salud durante el vuelo, habiendo ofrecido previamente firmar una carta de garantía. Firme solo si tiene plena confianza en su bienestar y podrá transferir ese viaje bien y sin complicaciones.

¿Mito o verdad?

Todos han escuchado que cualquier viaje aéreo puede ser peligroso para el cuerpo de una mujer embarazada. Sin embargo, no todos podrán discutir y justificar completamente su frase, respaldando con hechos. Entonces, ¿cuál es el posible peligro de los vuelos para futuras madres?

Nanovein  Deshacerse de las venas obstruidas de las piernas

Se cree ampliamente que la diferencia de presión en la tierra y en el cielo puede provocar una ruptura de la vejiga fetal y, como consecuencia, un parto prematuro. Sin embargo, en medicina, hay casos en que la vejiga fetal explotó 1-2 semanas antes del término del parto y no hubo peligro para la salud de la madre y el niño. Por lo tanto, no rechazamos este escenario, pero no consideramos que sea potencialmente peligroso para la salud.

También existe la teoría de que la falta de oxígeno en una cabina pequeña puede causar hipoxia fetal (falta de oxígeno), especialmente si una mujer tiene problemas de salud (anemia o patología placentaria). En primer lugar, si hubiera una falta tan aguda de oxígeno en la cabina, todos los pasajeros morirían por su falta en el medio del vuelo. Como puede ver, nunca ha sucedido nada como esto, así que esto no es más que un mito. En segundo lugar, como dijimos anteriormente, se requiere un certificado médico para el vuelo, que confirme el estado satisfactorio de su salud. Si tiene anemia moderada / severa o patología placentaria, su médico simplemente no le otorgará dicho certificado.

Un asiento cómodo y buena compañía: condiciones ideales para un vuelo

La única opinión relativamente razonable está relacionada con los asientos en los aviones. Debido a sus inconvenientes, puede aparecer estasis sanguínea en las piernas, contraindicada en mujeres propensas a venas varicosas y tromboflebitis. Sin embargo, algunas compañías ofrecen sillas especiales para mujeres embarazadas, solo consulte con su gerente de línea aérea sobre su disponibilidad.

Todos también saben que durante los vuelos hay una congestión nasal desagradable e incluso secreción nasal. Esto se debe al hecho de que el aire de la cabina está seco y los sistemas de ventilación no pueden proporcionar suficiente intercambio de aire dentro de la aeronave. Como resultado, la membrana mucosa de la cavidad nasal y oral se seca, causando sensaciones de dolor en la garganta y secreción nasal banal. Sin embargo, cambiar la situación para mejor es bastante simple. Solo necesita humedecer el aire a su alrededor con la ayuda de aerosoles especiales, beber agua (no demasiado si tiene tendencia a hincharse) y usar gotas / ungüentos para humedecer la membrana mucosa.

Derechos de la aerolínea: dejar o no dejar

Las aerolíneas, como organizaciones internacionales, tienen un conjunto claro de reglas y regulaciones que gobiernan las acciones del personal en diferentes situaciones. Dichas reglas se detallan claramente: los empleados de la aerolínea se reservan el derecho de rechazar el viaje aéreo de una mujer embarazada si:

  • edad gestacional más de 30 semanas
  • no hay una tarjeta de cambio y un certificado de un médico sobre el estado de salud de la mujer

Incluso si se cumplen estas condiciones, los empleados pueden (¡y deben!) Proporcionar una garantía a una mujer para una firma, bajo la cual la compañía declina toda responsabilidad por posibles complicaciones y deterioro de la mujer embarazada durante un vuelo aéreo. Por lo tanto, la compañía no solo protege su seguridad en caso de una situación imprevista en el aire, sino que también verifica el conocimiento de las decisiones de la futura madre.

¿Cómo hacer un vuelo cómodo para una mujer embarazada?

Las mujeres embarazadas deben elegir un lugar en la clase de negocios o en la vanguardia de la clase económica. Esto se debe al hecho de que estos lugares tienen sillas más grandes y más cómodas que le permiten cambiar regularmente la posición del cuerpo. Será una excelente prevención de tromboflebitis y estasis sanguínea general. Los sillones en estos lugares suelen ser grandes y cómodos, y la distancia de fila a fila aumenta. Esto permitirá a una mujer embarazada sentarse cómodamente durante el vuelo y estirar las piernas, lo que mejorará en gran medida su bienestar.

Nanovein  Cómo curar rápidamente una secreción nasal en casa

Además, según las nuevas normas, está completamente prohibido fumar en aviones, como en un espacio cerrado (incluso a pesar del sistema de ventilación equipado). Sin embargo, para las mujeres embarazadas, los asientos en la nariz del avión siguen siendo preferibles, ya que el aire más limpio circula en esta parte.

Las embarazadas, propensas al estrés, durante el vuelo (o mejor antes) deben tomar sedantes. Solo un médico puede recetar y calcular la dosis de dichos medicamentos para mujeres embarazadas, por lo que debe consultar con él con anticipación.

Los vuelos largos, durante los cuales la actividad física es significativamente limitada, son sin duda perjudiciales para el sistema cardiovascular. Este factor lo sienten especialmente las mujeres propensas a las venas varicosas y al edema. Para reducir el impacto negativo de dichos vuelos, al menos una vez por hora, camine un poco por la cabina de ida y vuelta. Es poco probable que a las azafatas y a los mayordomos se les niegue dicha actividad física si les explican razonablemente la razón.

Nuestro cuerpo necesita alrededor de 2 litros de agua por día, dependiendo de nuestro modo de actividad, altura y peso. Sin embargo, durante el vuelo, la norma es un cambio en la presión arterial, que depende del bcc (volumen de sangre circulante). El día del vuelo, la ingesta máxima de líquidos es de un litro y medio de agua potable. Tal cantidad evitará la posible hinchazón, mientras proporciona al cuerpo suficiente líquido para una futura madre cómoda. La mejor opción sería beber un tercio del agua antes del vuelo, otro tercio durante el mismo y el último tercio después del aterrizaje.

¡Las azafatas no muerden! No tengas miedo de contactarlos durante el vuelo.

El día del vuelo, dé preferencia a la ropa hecha de telas ligeras y naturales que no interfieran con la circulación de aire entre la piel y el medio ambiente. También vale la pena abandonar los cinturones que pueden comprimir los vasos sanguíneos y dañar la circulación sanguínea.

No te olvides de los compañeros eternos de las mujeres embarazadas: dolor en la espalda y la espalda baja. Las almohadas de cuello convencionales, que se pueden comprar directamente a bordo de un avión, ayudarán a evitar este problema. Y la manta emitida por la azafata se puede convertir en una almohada para la espalda baja, lo que proporcionará una posición cómoda durante todo el vuelo.

No será superfluo utilizar fondos del mareo, ya que el aparato vestibular de las mujeres embarazadas es extremadamente sensible y la aparición de náuseas a bordo de un avión no es infrecuente. Es mejor consultar a un médico sobre la elección del medicamento, ya que podrá elegir la dosis correcta, que no dañará al bebé.

Parto en el avión: ¿qué hacer?

¿Pueden las mujeres embarazadas volar más de 36 semanas? Extremadamente indeseable. Se debe al posible desarrollo del parto rápido. Pero, ¿y si todo sucediera como sucedió? Si el parto ha comenzado en las últimas 1-2 horas del vuelo, el capitán del avión se comunicará con la ciudad de aterrizaje, donde una tripulación de ambulancias estará esperando a la mujer a su llegada. Si el nacimiento comenzó al comienzo o en la mitad del vuelo, en este caso la tripulación debe proporcionar a la mujer primeros auxilios y, en casos extremos, dar a luz.

Lagranmasade España